Argumentos para la defensa del sistema público de pensiones (Opinión)

Secretariado político del CC del PCPE

Orientaciones para el trabajo de defensa del Sistema Público de Pensiones

Para desarrollar una amplia campaña contra el desmantelamiento y liquidación del sistema público de las pensiones hace necesario que toda la militancia disponga de un arsenal de argumentos de clase, y comunistas, contra las mentiras proclamadas por la burguesía con todos sus instrumentos de manipulación.

Los argumentos que se exponen a continuación, más todos los que seamos capaces de analizar, han de ser asimilados, entendidos y comprendidos para explicar, agitar y organizar en todos los ámbitos donde nos encontremos: reunión de trabajadores/as, asambleas, manifiestos sindicales de sección, comité y grupos de delegados, reuniones vecinales de todo tipo, etc. Y agitar de todas las maneras posibles: octavillas, mesas redondas, reuniones vecinales, charlas, concentraciones, etc.

ANTES QUE NADA:

El derecho a la Seguridad Social y a la pensión pública son conquistas irrenunciables e indiscutibles de la clase obrera. Conquistas que no deben cuestionarse. Y que la clase, como tal, está obligada a defender y mejorar.

Por tanto el Estado -cualquier clase de gobierno por muy burgués y “neoliberal” que se proclame- ha de disponer/aviar el caudal suficiente para el mantenimiento de las pensiones en condiciones adecuadas a las condiciones de vida.

Por tanto, no se ha de plantear, y sí combatir, el planteamiento del asunto desde la base u óptica de la sostenibilidad o no del sistema. Ese no es el problema, y no debemos admitirlo como tal. No lo es, como no lo es -ni por supuesto se lo plantea el capital-, si es sostenible la judicatura, el ejército o el ministerio de Asuntos Exteriores. Esto hay que dejarlo muy claro.

¿QUÉ ARGUMENTA EL CAPITAL?

Según el capital las dificultades por las que debe abandonarse o disminuir -se hace insostenible- el sistema público de pensiones son:

  • Ingresos menores que los gastos.
  • Pirámide poblacional con más ancianos que jóvenes.
  • La esperanza de vida se acrecienta.
  • En poco tiempo habrá más pensionistas que activos.

Por tanto, quiebra del sistema.

Son los argumentos básicos. Y no hay muchos más. A partir de ahí no hay más que triquiñuelas y “soluciones”, todas falsas y falseadas, para convencernos con propaganda terrorista de lo inevitable de la caída del SPP y de la imperiosa necesidad de extender al máximo los Planes Privados de Pensiones. El capital considera toda la Seguridad Social como un espacio más de acumulación que, en parte, hoy escapa a su rapiña; y le corre prisa eliminar esa anomalía.

SECRETARIADO POLÍTICO DEL CC DEL PCPE

Orientaciones para el trabajo de defensa del Sistema Público de Pensiones

Para ello introdujeron el famoso Pacto de Toledo. Con él se asentó el mecanismo perverso de separar cuentas, y establecer el pago de las pensiones exclusivamente por medio de las cotizaciones. Ha sido el encargado de resquebrajar y disminuir las pensiones, y de aterrorizar a la clase trabajadora proclamando recurrentemente la insostenibilidad del sistema.

A TENER EN CUENTA POR LA CLASE TRABAJADORA.

Analizando las Cuentas Oficiales de la Seguridad Social, desde 1977 hasta 2016, el fondo acumulado de este periodo, capitalizado con el rendimiento medio de la deuda pública, asciende, nada menos que a 595.917 millones de euros (fuente Fernando de Miguel, Economistas frente a la crisis)

Este extraordinario flujo a lo largo de 40 años ha sido utilizado para financiar, desde la sanidad (hasta 2003), a prestaciones asistenciales y, en general, a formar parte de la financiación del Presupuesto General del Estado, sin que hasta el año 2000 se crease formalmente el Fondo de Garantía de las Pensiones (hucha de las pensiones), aunque con aportaciones muy inferiores a los superávits del sistema y que, junto a sus ingresos financieros, llegó a alcanzar un importe de 66.815 millones de euros, Su objetivo es dirigir la Seguridad Social a la quiebra, y apropiársela en todos sus aspectos: lo hacen de forma sistemática y cada vez tienen más prisa.

Por ejemplo:

  • El peso de las cotizaciones sociales en el PIB sigue cayendo todos los años. Desde el 12,1% del PIB 2011, ha perdido ya un 0,6%, y se espera que seguirá disminuyendo el equivalente a un 0,2% del PIB en los próximos dos años. Fundamentalmente a consecuencia del empleo precario y de la cantidad enorme de horas extras no declaradas y no cotizadas. Al tiempo que se somete a la clase a una sobreexplotación tremenda, se practica la delincuencia extrema.
  • Se sustrae continuamente dinero de la Seguridad Social con destinos fuera de su competencia (por ej. en 2011 Zapatero sustrae 14.000 millones € que jamás fueron devueltos).
  • Entre 1990 y 2012 pagó los complementos a mínimos por un importe de 72.371,5 millones €. Otro robo a la Seguridad Social que también ayuda a la “aplaudida” gestión del gobierno pepero por la U.E; pues no engorda el déficit del estado. En la misma situación están las pensiones no contributivas
  • La creación privada de empleo, subvencionada por medio de la tarifa plana, disminuye o elimina las cotizaciones a la Seguridad Social. El Estado del capital elude así un gasto propio y, además, no incurre en déficit.
  • Respecto a las pensiones se ha perpetrado un nuevo ataque con el “honorable” factor de sostenibilidad que entra en funcionamiento en 2019. Introduce el elemento de la esperanza de vida con el fin de “corregir adecuadamente” a la baja la pensión.

REIVINDICACIONES

Para el capital lo más importante es su revalorización. Pues bien, quien crea valor es exclusivamente la clase trabajadora. Y al generar valor produce también riqueza. Por lo tanto, la clase ha de defender la posición de que lo importante es cuánto se produce y no, ni mucho menos, cuántos producen; no hay que atender para nada al cuento tramposo del capital de que lo terriblemente grave es la relación -futura y mala- trabajador/pensionista. La productividad del trabajo es precisamente eso, productividad del trabajo, NO es productividad del capital.

SECRETARIADO POLÍTICO DEL CC DEL PCPE

Orientaciones para el trabajo de defensa del Sistema Público de Pensiones Incluso en el sistema del capital, mientras haya productividad, aumento de la renta per cápita y aumento del PIB no hay motivo para atender los falsos lamentos sobre la insostenibilidad y la acción terrorista de que hay que rebajar las pensiones para hacer sostenibles las pensiones (privadas, claro).

Por tanto:

No más pacto de Toledo.

Vinculación de las pensiones a los Presupuestos Generales del Estado.

  • Las pensiones no contributivas, y los complementos a mínimos, a cuenta de los PGE. Hay que denunciar la estafa de esos pagos por cuenta de la Seguridad Social.
  • Derogación de las reformas laborales, y decretos sobre pensiones últimos.
  • No a la reducción de cotizaciones sociales. Eliminación de la tarifa plana a cargo de la Seguridad Social Los incentivos al empleo a cuenta del Estado, no por cuenta de la clase trabajadora.
  • Adecuar la subida de la pensión en un porcentaje superior al I.P.C.
  • Subida del salario mínimo interprofesional.
  • Jubilación a los 60 años.
  • Disminución de años cotizados para el cálculo de la pensión.
  • Derogación, no puesta en vigor del Factor de Sostenibilidad.
  • No a la eliminación de la cobertura de lagunas

Por supuesto. El asunto se dirime a través de la lucha de clases. La clase trabajadora ha de entenderlo así. De su comprensión y acción estriba el infligir una derrota al capital y destruir lo que se esconde tras la trampa de la no sostenibilidad del sistema público de pensiones

Secretariado Político del CC del PCPE

Febrero de 2018

Author: Siete Días

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This