El alcalde da una vuelta de tuerca más en sus malas relaciones con la Policía

El pasado viernes presentó una denuncia ante la Guardia Civil contra los agentes por abandono del servicio

CSIF

El sindicato CSIF ha emitido un comunicado donde desmontan “el circo particular del alcalde de Jumilla”

 

Este lunes, con la resaca todavía del éxito de la Tamborada Nacional en Jumilla, el alcalde comparecía ante los medios de comunicación para anunciar algo con lo que logró dejar perplejos a propios y a extraños. Y es que el primer edil ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil contra la Policiía Local.

Según ha explicado el alcalde, el lunes 9 de marzo, ante la falta de acuerdo sobre los efectivos previstos por el oficial jefe para cubrir las Jornadas, en las que se iba a contar solamente con 3 agentes para la tarde y 4 para la noche del viernes y sábado, se dictó una resolución de alcaldía con las instrucciones para ese fin de semana en la que se pedían más agentes. La resolución no se pudo notificar al oficial, que por motivos personales de enfermedad de un familiar, se encontraba fuera del municipio

Ante esta ausencia, ese mismo lunes, se intentó notificar la resolución al cabo siguiente del escalafón, sin embargo, según ha explicado el alcalde, cogió la baja médica ese mismo día, y tampoco se le pudo notificar, por lo que se recurrió al segundo cabo, que de igual manera también, cogió la baja.

El alcalde ha subrayado cómo al final, los efectivos dispuestos por este cuerpo no eran los más adecuados, pues en el cuadrante, finalmente durante las Jornadas se contó con 15 policías para el viernes por la mañana, que no había ningún acto, y apenas había llegado gente, seis agentes por la tarde y cinco por la noche, y el sábado, seis agentes por la mañana, ocho por la tarde y cinco por la noche. En este sentido ha destacado que “en la plantilla hay 50 agentes más el jefe, y en estos días debían estar trabajando”.

Estos hechos son los que motivan al alcalde ha interponer la denuncia para que se investigue si estos hechos son constitutivos de un delito de abandono de servicio público.

“Siento la situación de la Policía Local. Creo que hay grandes agentes dentro de la plantilla, pero no llego a entender la actuación de la mayor parte de los agentes y su sindicato. Todos los funcionarios y los políticos, estamos al servicio del pueblo, y hacen un flaco favor aquellos que no cumplen con su trabajo.

Eran miles de personas las que estaban en Jumilla, la prioridad era la seguridad, y es de lamentar esta situación. Se llamó, hicieron caso omiso. No ha ocurrido nada, por suerte, pero esta respuesta es lamentable” ha concluido Enrique Jiménez.

RESPUESTA DEL CSIF

Tras las graves acusaciones del alcalde y la presentación de esta denuncia que además decide hacerla pública ante los medios de comunicación, la respuesta del sindicato CSIF no se ha hecho esperar, y en la tarde del miércoles, la mayor parte de la plantilla de la Policía Local, respaldaron la lectura de un comunicado emitido con el fin de contrastar con los datos que obraban en su poder, “las graves acusaciones emitidas por el alcalde de Jumilla contra los funcionarios del Ayuntamiento, en concreto contra el cuerpo de la Policía Local, a los que según los medios de comunicación, se ha interpuesto una demanda en función del artículo 409 del Código Penal, y a dichos hechos vamos a referirnos”.

De esta manera, según se indica en el texto del CSIF, “Desde marzo del año pasado es sabido que este evento, tendría lugar en Jumilla. Si el alcalde considera que los efectivos habituales de Policía Local no eran los suficientes, ha tenido los turnos necesarios, y no andarse con prisas, para nombrar servicios el viernes 13, día de la inauguración de las Jornadas, ya que no tenemos conocimiento de que se hayan comunicado tales servicios. Por lo tanto, el alcalde que se nombra a sí mismo como jefe supremo de la Policía, ha sido incapaz de gestionar los turnos durante un año sabiendo que este evento iba celebrarse. Ahora, no responsabilice de ello a los agentes, recuerde que el cuadrante actual, está refrendado con su firma”.

Continúan diciendo que “de la denuncia admitida según declaraciones del alcalde, nos cuesta creer la veracidad de su contenido, ya que denuncia unos hechos antes de que sucedan, ya que la hace el viernes día 13. Usted interpone la denuncia, adivinando lo que cree que va a  ocurrir en los tres días siguientes, cuando todos los agentes que han tenido notificación formal de servicio, sí han prestado el mismo. Además, el alcalde obvia uno de los principales hechos constitucionales, la presunción de inocencia”.

Sigue el comunicado diciendo que “en las elucubraciones  el alcalde no  solamente pone en duda al cuerpo de la Policía Local, sino que también duda de los médicos que han emitido las bajas laborales de las personas enfermas, e incluso pide que la inspección médica investigue estas bajas de varios agentes, dos cabos y el oficial jefe”.

Por otro lado destacan que “si tan urgente era prestar el servicio, a pesar de haber tenido un año para organizarlo, cómo es posible que los trabajadores indiquen, que no han recibido ni una sola llamada, o si era tan urgente ¿por qué no han ido al domicilio a buscarlos? ¿A qué mensajes se refiere el alcalde si los agentes no han recibido del Ayuntamiento aparatos de localización? ¿El alcalde cree que los policías son adivinos o se comunican telepáticamente?”.

El CSIF igualmente le dice al alcalde, que “su celeridad es asombrosa para denunciar al cuerpo de la Policía y contrasta, con la pasividad para ordenar investigaciones o denuncias sobre sus concejales, o entregar documentaciones que se le requieren, esa es la doble vara de medir que tiene el alcalde a la hora de denunciar o investigar hechos relacionados con el Ayuntamiento”, resaltando como “otra muestra de su incapacidad para organizar el evento del pasado fin de semana, donde dice a los medios de comunicación que las cinco motos prestadas no se han cogido, por falta de agentes, cuando en realidad ha sido el técnico de Prevención y Seguridad Laboral del Ayuntamiento el que ha indicado que no se podían conducir, ya que ningún agente cuenta en la actualidad con los equipos de protección para poder conducirlas”.

Para el sindicato firmante, “la grave denuncia que presenta el alcalde, a nuestro juicio infundada, nos parece solo una cortina de humo para tapar su improvisación en la gestión de este evento, y ahora quiere pagarlo contra los funcionarios municipales y en concreto con la Policía Local”, y lamentan que el alcalde, califique de “supuesta conspiración” lo que está pasando y que arremeta contra los agentes, sus representantes y los médicos

Igualmente le preguntan al primer edil si “¿Le parece normal que haya una conspiración de los policías de Jumilla y de los médicos del Servicio Murciano de Salud, porque se nos debe dinero? ¿Pero qué locura es esta? ¿En manos de quien está este Ayuntamiento?”, afirman.

Por último, anuncian que “si no demuestra usted, -dirigiéndose al alcalde-, todo lo que denuncia, le hacemos saber que respetando los tiempos que la Justicia marca, nuestros servicios jurídicos están estudiando plantear las correspondientes denuncias contra usted por la presunta comisión de dos delitos, uno de denuncia falsa y otro de calumnias a las fuerzas de seguridad, hechas con conocimiento de su falsedad y temerario desprecio a la verdad”, y colocan a Enrique Jiménez como responsable de lo sucedido y afirman que el de Jumilla, debe de ser el único alcalde que “pone en entredicho a su propia Policía y más para eludir los errores propios”.

CONCEJAL DE POLICÍA 

En el comunicado del CSIF, también hay una parte dedicada la edil de Policía Local, Marina García donde indican que “a los dos meses de comenzar la legislatura, toda la plantilla de Policía Local, fue citada por el alcalde, la teniente de alcalde, el concejal de Personal y la concejal de Policía y se nos indicó que seríamos el pilar básico de su Corporación, mientras que la edil de Policía, dijo que conseguiría en dos años, la Q de Calidad. ¡Lástima¡ nos hemos quedado en la M… de Marina. Así que, no busque excusas diciendo que se encontró los cajones vacíos, porque ya tenían sobrado conocimiento y responsabilidad de las promesas que hicieron y del estado de los cajones”.

Igualmente acusan a la concejal de haber tenido siempre un recelo hacia ellos que ahora se pone de manifiesto y le piden que se marche “si es que le queda dignidad”, acusándola de no haber hecho nada y de dar por mal invertido el sueldo que gana cada mes.

Finalmente, “las familias de los agentes, y en su nombre, el sindicato CSIF, declaramos que son intolerables los ataques que están sufriendo los agentes del cuerpo de policía, y nos dejan vendidos ante los ciudadanos. Por tanto, nos reiteramos en la inmediata dimisión del alcalde, el concejal de Servicios, y añadimos la de la concejal de Policía, por su incompetencia para ejercer correctamente el cargo que ocupan de representación de los ciudadanos de Jumilla”, concluyen.

G.L

 

Author: Siete Días

Share This Post On
Share This