Una vida tras el balón

Reportaje: Los hermanos Blas y Juan Francisco Amante García, Premio A.D. Parra 2014

Hermanos-Amante

Sus comienzos fueron en el fútbol, pero con la llegada del fútbol sala a la localidad no dudaron en cambiarse a un deporte al que le han dedicado buena parte de su tiempo durante cerca de 40 años

Para los hermanos Blas y Juan Francisco Amante García es todo un orgullo recibir el Premio Parra 2014, que reconoce cada año las trayectorias deportivas más destacadas del mundo del fútbol sala a nivel de aficionados. Y es que para ellos supone un reconocimiento a toda una vida dedicada al fútbol sala, y al deporte en general. “Es un honor compartir este premio que ya recibiera gente como Juan Francisco Gea, que está construyendo una carrera muy destacada como entrenador, y otros que también lo han recibido como José Antonio Navarro, los hermanos Bernabéu, que son gente muy importante dentro del futbito”, afirmaba Blas, el mayor de los hermanos.

Juan Francisco Amante reconoce que todavía le apetece jugar, pero es su menisco el que no se lo permite, por lo que suele practicar mountainbike. “Yo no soy una persona de irme al bar a echarme la partida del dominó o las cartas, y tirarme allí la tarde entera. Prefiero estar haciendo deporte mientras que pueda”. Y añadía, “a veces no voy a ver los partidos por no pasar envidia”. Su hermano Blas admite que el cuerpo no responde como cuando uno es joven, pero que su mente permanece con la ilusión intacta. “Yo seguramente que sí jugaré”, refiriéndose a su participación en la edición de este año de las 24 horas de La Parra, “porque el entrenador y el director del equipo, Frodi, ya sabe que yo estoy dispuesto para lo que haga falta. Normalmente él mete mi ficha y ahí estoy por si falta alguien. Algún partido de estos de madrugada cuando falta gente siempre suelo jugar, pero si no no hay problema.” Su hermano pequeño sin embargo afirma que lo verá desde la barrera, aquejado de una lesión en sus meniscos.

Los hermanos Amante recuerdan con añoranza algunos de los momentos más importantes de su dilatada trayectoria deportiva. Blas lo recordaba durante la conversación en Siete Días. “Ganamos dos o tres años seguidos la Liga de Veteranos, y creo que fue en el último de esos años, que la cosa estaba muy ajustada. En el útlmo partido jugábamos contra el equipo que nos disputaba el campeonato y fue como una final. Se jugaba todo ahí, y a ellos el empate les bastaba. Felizmente nos impusimos, así que por lo ajustado del momento es uno de los más emotivos.”

Juan Francisco apuntaba también que con la Peña la Parra han conseguido infinidad de títulos, haciendo doblete por lo menos dos o tres veces de Liga y Copa de la liga.

Pero los comienzos de los hermanos Amante fueron sobre el campo de césped jugando al fútbol. O sobre tierra, como indicaba Juan Francisco, y es que por aquel entonces eran pocos los campos de fútbol que disfrutaban de la hierba.

“Empezamos jugando en Pueblo Nuevo, en el campo de La Estacada. Los torneos de verano eran entonces de fútbol, no existía el fútbol sala. Más adelante comprobamos que existía el césped artificial”, decía Juan Francisco entre risas. Blas recuerda el año que pasó jugando al fútbol en Abarán como uno de los más divertidos de su vida. La juventud, las salidas, poder jugar allí, y sobre todo las fiestas. Recuerdo con añoranza aquel tiempo, me lo pasé muy bien. En el aspecto deportivo, recuerdo un partido en Caravaca que me salió bastante bien a título personal, y tengo cierto recuerdo de él”.

Los hermanos Amante reconocen que son más de practicar deporte que de verlo, aunque sí reconocen que siguen al Montesinos. “Es muy emocionante ver los partidos de Primera del Montesinos. Hay que reconocer que la labor que está haciendo no tiene nombre, en un pueblo tan pequeño como Jumilla, subir año tras año hasta colocarse en la máxima categoría. Cuando viene un Barcelona, un Pozo, ¿a quien no le gusta ir a verlo? Pero sí es verdad que nos gusta más practicarlo.

Author: Siete Días

Share This Post On
Share This