Más de 150 personas se concentran para mostrar su rechazo ante el caso de agresión sexual ocurrido en Jumilla

Fue convocada por ALI, Asociación Lucha por la Igualdad, en la plaza de la Alcoholera

El pasado sábado tuvo lugar una concentración en la plaza de la Alcoholera con la asistencia de más de 150 personas. La manifestación fue convocada por ALI, Asociación Lucha por la Igualdad y el motivo fue para mostrar la repulsa ante el caso de agresión sexual ocurrido en Jumilla la pasada semana. Al parecer una joven de 22 años fue abordada por un individuo cuando guardaba su coche en el garaje. El individuo presuntamente le realizó tocamientos y abusó sexualmente de ella para, después, darse a la fuga, según el relato de la víctima, que no sufrió lesiones.

De esta manera, la presidenta del colectivo Conchi Ramos leyó, muy emocionada, un manifiesto señalando:

Soy Conchi Ramos Guardiola, presidenta de A.L.I., Asociación de Lucha por la Igualdad.

Hoy, 9 de febrero de 2019, nos estamos manifestando para expresar nuestra repulsa a estos actos de abusos que hemos conocido recientemente en nuestra localidad.

Hoy es un día triste para el pueblo de Jumilla.

Hoy no voy a hablar de datos ni estadísticas.

Hoy voy a hablar de lo que ha ocurrido aquí, en nuestro pueblo. Un pueblo lleno de gente trabajadora, gente de buen corazón, gente humilde.

Todos y todas nos conocemos, y sabemos de dónde venimos. Digo esto porque las jumillanas y los jumillanos no toleramos actos de este tipo.

Todos los días lo escuchamos o lo vemos por las noticias, periódicos o redes sociales… Una mujer violada, una niña que ha sufrido abusos, una mujer desaparecida…

Todos y todas lo oímos o vemos, pero nos parece algo lejano… Pues ahora ha ocurrido aquí.

A una ciudadana de Jumilla, a una hermana, una amiga, una prima…

Esto debe hacernos ver que ninguna mujer está a salvo.

Jumilla, un pueblo pequeño donde podríamos suponer que estas cosas no pasan. Pero estaríamos equivocados.

Desde aquí, mandamos todo nuestro apoyo a la víctima.

Desde aquí, gritamos que no estás sola.

Debemos luchar cada día para que estas acciones tengan su castigo.

Ahora, más que nunca, digo que las jumillanas somos fuertes, somos valientes, somos sororas.

Estamos unidas, nos tenemos las unas a las otras para apoyarnos.

Si nos tocan a una, nos tocan a todas.

De igual manera, ponemos en valor que los jumillanos apoyen la lucha feminista, que es la lucha por la igualdad.

¿Cuántas de vososotras ha vivido alguna situación igual o parecida a la que hemos conocido recientemente?

¿Cuántas lo hemos contado?

¿Cuántas hemos expresado los sentimientos de vergüenza, de miedo…?

Pero todo eso se acabó. Hay que hablar, hay que denunciar cualquier acoso, abuso o violación.

Porque calladitas no estamos más guapas.

Alzando la voz y luchando por conseguir una libertad justa y merecida, sí.

Porque no quiero enseñarle a mi hija cómo tiene que defenderse, sino a respetar a las personas.

Estamos comprobando que la educación no ha sido la más correcta. Sólo hay que ver los resultados.

Luchemos porque haya una educación igualitaria, una educación equitativa.

Por eso hago un llamamiento aquí y ahora a las ciudadanas y ciudadanos. Para que salgamos a la calle, para que unamos fuerzas, para que gritemos; ¡Basta ya!

Os voy a pedir que imaginemos la situación que debe haber vivido esta chica…

Vas en tu coche de camino a casa, abres el garaje, aparcas, coges el bolso y vas pensando en qué vas a cenar, el whatsapp que mandar a mamá… y de repente: ¡boom! Todo se paraliza, estás viviendo algo que no has pedido, algo terrible. Sientes miedo y angustia. No entiendes lo que está ocurriendo. Te bloqueas.

No sabes lo que ha ocurrido. Estás sola, te sientes impotente. Te falta el aire, lloras porque, en ese momento, lo único que puedes hacer es llorar.

No sabes qué hacer, a quién llamar, a quién acudir.

Esta chica es muy valiente porque lo ha contado, ha pedido ayuda.

Aún habrá quien piense: ¿qué hora era? ¿qué ropa llevaba? ¿iba sola? Preguntas que aún hoy no sé qué sentido tienen. Cuando una persona va a denunciar un robo, nadie cuestiona a la víctima… ¿por qué llevabas el móvil en la mano? ¿No sujetabas bien el bolso o la mochila? ¿Estás pidiendo que te roben?

¿Por qué se cuestiona a una víctima de abusos o violación?

Queremos que el pueblo de Jumilla no sea noticia por estos actos.

Queremos ser noticia por nuestra tierra, nuestros vinos, nuestras gentes.

Pido que hombres y mujeres nos unamos para poder ser libres.

¿Cuántas personas de aquí tenemos hijas, madres, primas, hermanas, tías, sobrinas o amigas?

¿Vamos a permitir que esto quede impune?

El pueblo de Jumilla rechaza esta lacra de la sociedad. Porque no tienen derecho a llamarse hombres, porque no lo son. Cuando cometen un acto así han perdido todo el derecho a llamarse de ese modo. Son la escoria, la basura de nuestra sociedad.

Hombres y mujeres nos respetamos, sabemos convivir en libertad y armonía.

Juntos luchamos como personas, no como hombres y mujeres. Solo entonces podremos conseguir una igualdad real.

Gracias a todos y todas por venir. Por apoyar esta lucha que no sólo es de las mujeres, sino también de los hombres.

Es nuestra lucha, la lucha de todas y todos.

¡Vivan las mujeres jumillanas!

¡Vivan los hombres jumilllanos!

Author: Siete Días

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *