Bodegas San Isidro y Aspajunide se unen entorno al vino Sabatacha Solidario

Los beneficios obtenidos servirán para ayudar a personas con discapacidad intelectual

Cuenta con cuatro grandes padrinos

No es nuevo el compromiso social de Bodegas San Isidro de Jumilla, ya que en ocasiones anteriores ya han puesto en marcha proyectos destinados a ayudar a colectivos a través de la venta de un vino solidario. En este caso, BSI vuelve a la carga y se une en este caso a Aspajunide, donde gracias a la venta de Sabatacha Solidario Monastrell Organic, sus beneficios se destinarán a colaborar con las acciones que a lo largo del año desarrolla la asociación jumillana.

Esta misma semana se ha presentado este nuevo proyecto, donde el presidente de BSI, Eugenio González, quiso dejar muy clara la implicación social  que la empresa siempre ha tenido son su zona de acción, como es Jumilla, y destacó que el vino elegido en esta ocasión para llevarla a cabo, hay sido uno donde “por supuesto la monastrell sea la gran protagonista, sea de producción ecológica y además haya sido galardonado recientemente con una medalla de oro en el prestigioso Berliner Wine Trophy”, dijo. Por su parte, el director de Aspajunide, Juan Valero, recordó que la fundación de su colectivo data de 1983, es decir, 35 años, y “siempre ha recibido ayudas y subvenciones de todas las administraciones, por lo que estamos acostumbrados a realizar una gestión responsable del dinero público”, reconoció, “al igual que haremos ahora con lo que recibamos gracias a Sabatacha Solidario”, se comprometió.Aspajunide comenzó con los servicios de atención temprana dirigidos a los más pequeños, desde que contaban con apenas unos meses de edad. Actualmente, la asociación jumillana cuenta con 115 trabajadores siendo un referente en la Región de Murcia en la atención a personas con discapacidad, siempre con el claro objetivo de reinvertir en la sociedad todos sus beneficios con el único fin de continuar desarrollando servicios y recursos para su entorno.

Etiqueta voladora

La imagen de esta edición especial ha sido obra del licenciado en Bellas Artes y profesor jumillano Andrés Carlos López.

El diseño realizado expresa “el triunfo del pensamiento, desinteresado y positivo, de aquellos que ayudan a volar a quienes más dificultades tienen para hacerlo.

Es un homenaje a la pureza y la luz que emanan de los actos de quienes, nacidos en una tierra noble y sincera, se entregan generosamente para que los sueños se hagan realidad, derribando prejuicios y aunando esfuerzos, en pos de una sonrisa franca que ilumine y dé sentido a nuestra existencia”, describe su autor.

La etiqueta la preside un avión de papel multicolor que invita a hacer cierto es eslogan: “¡Ayúdales a volar!”

Cuatro padrinos de excepción arropan este proyecto solidario

Cuatro nombres destacados apadrinan el proyecto. Se trata del profesor y médico, Miguel Marín Padilla; el doctor Guzmán Ortuño Pacheco; el periodista José García Martínez; y el compositor Roque Baños López. Los dos primeros estuvieron presentes en el acto de presentación y ambos mostraron su agradecimiento y sobre todo su apoyo “como jumillanos y como convencidos de la importancia de ayudar a aquellos que lo necesitan”.

Marín Padilla se dirigió a los presentes y aprovechó para destacar la importancia de seguir estudiando el cerebro “porque yo llevo 50 años de trabajo y sé muy poco”.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *