Carchelo lanza al mercado la añada 2016 de su nuevo vino: Muri Veteres

Producido con vides de un viñedo de ocho hectáreas de cepas viejas de 50 años

Según la bodega han pretendido conseguir “el mejor monastrell que jamas se hubiera hecho en España”

Bodegas Carchelo ha lanzado al mercado su nuevo vino monastrell, Muri Veteres, que según informan desde la bodega jumillana, fue “un claro objetivo que nos marcamos en 2008”. “Se trataba de elaborar el mejor monastrell que jamás se hubiera hecho en España. Diez años más tarde y tras mucho trabajo y espera para obtener el fruto deseado, la primera añada de Muri Veteres 2016 ya es una realidad”, añaden.

Los vinateros también hacen referencia a su nombre, Muri Veteres, “en honor a la antigüedad y origen de la monastrell. Se piensa en Sagunto como posible origen de la variedad. En el 713, los árabes tomaron la ciudad de Saguntum y la denominaron Morbyter que después se llamará Murviedro en castellano y Mourvèdre en francés (así se denomina a la monastrell en Francia), denominaciones procedentes de los muri veteres (muros viejos, muros veteranos) de la ciudad en la Edad Media”.

PROCESO DE ELABORACIÓN

En cuanto a su elaboración, indican, “los primeros pasos fueron clave con la elección de una parcela de ocho hectáreas preparada para este único fin; un viñedo de cepas viejas de 50 años al que desde entonces no se ha aportado ni un solo gramo de nutrientes, ni fitosanitario alguno, a fin de que sea sólo la tierra que lo soporta quién lo defina. 

Ocho hectáreas de viñedo heroico en secano rabioso para 20 barricas de 225 litros, uvas claras y sueltas con óptima maduración dan como resultado una bajísima producción y una masa foliar abundante, recolectada con temperaturas frescas e higiénicos y pequeños envases.

Todo el proceso es de carácter artesano y meticulosamente controlado. La fermentación se lleva a cabo en depósitos de madera de muy pequeño volumen (1500 kg de uva).  La segunda fermentación se efectúa en barricas de roble francés y, tras ella, por un tiempo superior a 12 meses de crianza, en barricas de calidad superior.

Tras el embotellado, no verá la luz hasta alcanzado su punto óptimo.”,  finalizan.

94 puntos en la Guía Proensa, primera en la que ha participado

Bodegas Carchelo ha pretendido conseguir “el monastrell más elegante que se ha elaborado en Jumilla” y todo apunta a que así es cuando en la primera guía de prestigio que ha participado, la Proensa 2019, antes incluso de cumplir mayoría de edad, ha obtenido el valor más alto de todos los semejantes, un total de 94 puntos.

Su autor lo define como  “la vía de la frescura para una monastrell madura.  Aromas frutales dominantes y toque discreto de madera en un conjunto concentrado y atractivo. Con cuerpo y buen equilibrio, fresco, relieve tánico, sabroso, franco frutal en aromas de boca, largo.”

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *