Coag y un grupo de viticultores exigen “precios dignos” para la uva

Consideran que “la baza” con la que se cuenta para lograr los objetivos es que en esta zona se cultiva la uva monastrell, “que es única en el mundo”

El sindicato agrario ha solicitado una reunión urgente con el consejero de Agricultura

La Coordinadora de Organizaciones Agrarias en la Región de Murcia, COAG, ha solicitado una reunión urgente al consejero de Agricultura, Miguel Ángel del Amor, ante la situación que se está dando en Jumilla y Yecla, una vez comenzada la vendimia y relativa al precio de la uva.

Paralelamente, un grupo de viticultores se dieron cita el pasado domingo en la puerta del Teatro Vico para estudiar las posibles acciones a emprender a fin de lograr “unos precios dignos y estables” para la uva. Entre otros, estuvieron un representante de Coag y otro de UPA de Castilla la Mancha y Albacete.

De esta forma, según Coag Murcia, “la indignación de los viticultores ha llevado a este sindicato a iniciar acciones para analizar el criterio de las bodegas a la hora de establecer el precio de las uvas. Según ha podido constatar esta organización agraria, “los viticultores se están viendo obligados a entregar las uvas sin que medie contrato alguno ni se haya establecido un precio pactado”. La intención de Coag es solicitar a Del Amor que medie para que haya un buen entendimiento entre bodegas y viticultores.

Abocados a arrancar viñedos

Con ello, y por el esfuerzo y el trabajo realizado por todos en favor de los vinos de la región, este sindicato agrario entiende que “no se puede desmoralizar a los agricultores y que su única esperanza sea arrancar las viñas o llevárselas a otras zonas”. En este punto, la coordinadora recuerda que “llevamos varios años perdiendo superficie de viñedos en la Región de Murcia”, y señala que “los viticultores no podrán soportar precios más bajos que los de la pasada campaña, al no cubrir gastos de producción, por lo que se verán abocados a arrancar sus viñedos o abandonarlos”.

Coag no encuentra justificada esta situación y ofrece algunos datos. Las existencias de final de campaña son las más bajas de los últimos 5 años, con 28,1 millones de hectolitros, y las estimaciones de producción a nivel nacional, 43 millones de hectolitros. Además, los precios medios de exportación se han revalorizado un 16% durante el primer semestre del año, tal y como recoge el último informe presentado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).

Desde la coordinadora no se ven motivos objetivos para aplicar ninguna bajada. Recuerdan que se viene pidiendo desde julio una reunión de la Mesa Regional del Vino, pendiente desde el año pasado “con el fin de avanzar en la Región todos unidos en favor del desarrollo del sector vitivinícola”.

Los objetivos planteados, entre otros, son “conseguir estabilidad, mejorar todas las cuestiones y trabas que el sector se vaya encontrando en su camino, el desarrollo económico del mismo y, muy importante, conseguir unos precios dignos y acordes con la calidad de las uvas”, indican desde la organización Coag Murcia.

“Los jóvenes que quieren dedicarse, lo tienen muy difícil”

 Uno de los viticultores que se dio cita en la puerta del Teatro Vico declaró que ésta fue una primera reunión para analizar qué acciones pueden emprender. Esperan contar con el apoyo de los sindicatos agrarios, aunque sin capitalizar la reivindicación, puesto que según dijo este viticultor “hacen muchas reuniones que luego no llegan a ningún puerto”.

Añadió que “cada año hay un precio, un año sacas un precio medio decente y otros te lo bajan”. También dijo que aquí hay “unas producciones muy bajas, no tenemos nada que ver con La Mancha, cultivamos monastrell, la mayoría son de secano y las producciones son de 3.000 kilos por hectárea y si no se tiene un precio digno y estable, esto desaparece”.

Igualmente indicó que “hay jóvenes que quieren dedicarse a esto, pero lo tienen difícil, siempre es lo mismo y prefieres cambiar de cultivo”. Subrayó que “aquí tenemos una uva como la monastrell, única en el mundo y es nuestra gran baza”. De esta forma, piden un precio digno y estable que, aunque depende de uvas y de calidad, debería estar entre los 70 céntimos y el euro, ya que asegura este viticultor que “son muchos gastos los que hay que meter a una plantación”.

Otro de los viticultores  se preguntó el papel en este tema del Consejo Regulador de la DOP Jumilla que decía “se supone que representa a la materia prima y queremos que nos respeten”.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *