El Cristo Yacente de Santa Ana fue depositado en su Santo Sepulcro

Organizado por la Guarda del Cuerpo de Cristo y la Santísima Virgen de las Penas

Siempre el primer viernes de Cuaresma

La imagen del Cristo Yacente de Santa Ana reposa desde el pasado viernes en su ermita original del Santísimo Sepulcro ubicada en el huerto del convento.

El traslado, organizado por la Cofradía de la Guarda del Cuerpo de Cristo y la Santísima Virgen María de las Penas, contó con numerosos fieles y devotos que acudieron al monasterio de Santa Ana a presenciar la despedida que le ofició el padre guardián del convento Francisco Oliver.

Traslado

Tras la bienvenida por parte del presidente de la Cofradía, Miguel Ángel López Lozano, y las palabras de despedida en nombre de toda la comunidad franciscana del padre Oliver, se procedió a la bendición de una decena de nuevas túnicas, que ya lucirán los nuevos hermanos en la procesión de la Redención, que se celebra el Sábado de Gloria.

Disfruta de la crónica completa en nuestra edición impresa de esta semana, mañana en tu librería.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *