El mal tiempo cesó y la multitud disfrutó de un ‘aceptable’ Domingo de Ramos

Cristóbal Cutillas fue de nuevo el encargado de representar a Jesús a lomos de la burrica

Lamentaciones y Armaos marcaron el paso

El Domingo de Ramos volvió a ser una fiesta de religiosidad, luz, color, palmas, familias y música de tambor y corneta. Todo gracias a que el mal tiempo, dio una tregua durante esa mañana y los asistentes y participantes en la procesión apenas tuvieron que sufrir algunas rachas de viento que no trastocaron la marcha.

Podrás disfrutar de la crónica completa y las mejor galería gráfica en nuestra edición impresa de esta semana. Mañana en tu librería.

Author: Siete Días

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *