Hermandades y Cofradías valoran el impacto económico de la suspensión de la Semana Santa

Balance de presidentes y de la Asociación de Tambores Cristo de la Sangre

Mari Carmen Cañete

Desde 2018, Jumilla no ha podido celebrar una Semana Santa con todas sus procesiones, por los motivos ya sabidos. Y lo mismo va a ocurrir en este 2021. El sentimiento que inunda, un año más, a la comunidad nazarena, es de tristeza y pesar, pero todos anteponen la salud a las celebraciones. Al margen de lo puramente emocional, en Siete Días Jumilla hemos querido conocer el impacto económico que supone para las hermandades y cofradías, así como para la asociación de tambores, esta nueva suspensión. Además desde estos colectivos envían mensajes de ánimo para hermanos, cofrades y jumillanos y desean que esta Semana Santa se viva con más fe y espiritualidad.

Cristo de la Sangre

De esta forma, la Asociación de Tambores Cristo de la Sangre, según ha manifestado su presidente Francisco Guardiola para su colectivo “lógicamente, el no poder realizar los desfiles y los actos de las Tamboradas 2021, conforme los conocemos y celebramos habitualmente, así como la asistencia a las Jornadas Nacionales, en el aspecto emocional, inevitablemente al ser dos años consecutivos, afecta en el ánimo de nuestros socios. En el aspecto económico, pues afecta igual, ya que al no celebrarse el pasado año prácticamente ningún acto, pues no se pudo disponer del dinero que los socios aportan, sí pudimos ingresar la subvención anual del Ayuntamiento y en lo que respecta a 2021, hemos dejado en suspenso de nuevo las cuotas a los socios, volveremos a contar con la colaboración del consistorio y gracias a Dios, realizaremos actos promoción con los recursos propios de años anteriores y pequeñas aportaciones de venta merchandising y la típica lotería”.

Redención

Para la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Redención, indica su presidente Antonio Ramos “otro año más sin que salga la cofradía, nos supone no poder cobrar de nuevo las cuotas por la salida en procesión, pero desde la pasada Semana Santa de 2020 establecimos unas cuotas de mantenimiento como hermano, las que se aprobaron volver a aplicar para 2021”.

Añade “Al ser una cofradía que no tiene muchos gastos si no procesiona, gracias al buen hacer de estos años atrás, queda todo pagado a día de hoy. Cuando todo esto mejore, volveremos a poner en marcha proyectos que dejamos parados con la llegada de la pandemia”.

Cristo Amarrado

Maximiliano Olivares, como presidente de la Hermandad del Cristo Amarrado a la Columna indica: “Ciñéndonos al tema económico, diré que la cuestión está al límite, van a ser ya tres años sin procesionar y los ánimos están muy mal por parte de todos, porque todo va encadenado en un cúmulo de despropósitos sin parangón”. 

Olivares subraya en su escrito: “No hay alegría, porque la pandemia está golpeando ferozmente a la población y la vida está prácticamente parada. Al ser una hermandad grande, nos supone un problema el llegar a todos los hermanos, aun así, ellos entienden perfectamente dónde nos encontramos y lo que tenemos en el día a día en nuestra hermandad por lo saben que no podemos quedarnos sin cuotas, lo que sí vamos a hacer es un ajuste al máximo para que se pague el mínimo necesario para cubrir los pagos regularmente mientras dure esta situación”.

La Samaritana

La Hermandad de la Samaritana, a través de su presidente Javier González comienza su escrito con una reflexión: “Curioso, que a una hermandad nos pregunten cómo nos afecta económicamente la suspensión de los actos y procesiones en Semana Santa. Una hermandad se caracteriza por los lazos que unen a sus hermanos y aunque es cierto que todos aportamos económicamente lo que podemos, todo ello va dirigido a dos grandes líneas de actuación: Engrandecer el patrimonio artístico, cultural de la hermandad y por ende del pueblo jumillano y sobre todo a ayudar en actos de Caridad, en ocasiones a los hermanos más cercanos”. Apunta: “Así lo hacemos en La Samaritana, en una hermandad no hay ganancias y por lo tanto, no pueden haber pérdidas, los ingresos que se pueden obtener a lo largo del año, vuelven a reinvertirse en actos, en tronos, en imágenes y en el decoro necesario para su procesionar. Todo ello, porque cuando una hermandad procesiona, Jumilla se pasea para verla y con ese paseo se moviliza toda la economía. Cuando una hermandad realiza un acto de Caridad, fraterniza con los demás, genera riqueza con el alma, por tanto, la suspensión de los actos y de las procesiones, no es que afecte a las hermandades, como asociaciones públicas que somos, afecta a Jumilla en general, ya que absolutamente todos los ingresos que se obtienen derivados del gran esfuerzo de sus hermanos y del incondicional apoyo del Ayuntamiento van destinados a reinvertirse en Cultura y Caridad, siendo ambos sentimientos lo que constituyen la esencia de nuestra querida Jumilla”.

Cristo de la Salud

El presidente de la Hermandad del Cristo de la Salud, Juan Valero comienza “Es una enorme sensación de impotencia y tristeza ya que son muchos años, si muchos, sin poder expresar nuestra fe en las calles”. Valero señala que “este tipo situaciones afecta económicamente a todos, por eso nosotros en 2020 optamos por no cobrar cuotas, también porque no hemos podido realizar nuestra asamblea.

Sí se ha vendido lotería, siendo el único ingreso de la hermandad, y por supuesto, los gastos han sido menos. De cara al 2021, todavía está por decidir lo que haremos, siempre mirando por la situación general de todos los hermanos. La junta directiva sigue reuniéndose e iremos tomando decisiones. Este año se pretenden desarrollar actos litúrgicos y se prevé algún gasto más, pero todavía está por determinar”.

San Juan

Desde la Hermandad de San Juan Apóstol, a través de su presidente José Francisco Jiménez destaca que “Más allá del impacto emocional, que no por esperado, es menos doloroso. Debido a la política seguida estos últimos años por la directiva, de la cuál soy presidente, las cuentas están saneadas, y sin grandes proyectos en curso, hace que nos afecte en menor medida la pérdida de ingresos que conlleva no procesionar”.

Jiménez resalta que “la Hermandad mantiene desde hace unos años, una cuota anual que pagan los hermanos de la misma, que añadido a los beneficios que da la lotería de Navidad y del Niño, nos aporta unos ingresos fijos. Este año estos ingresos no han variado en gran medida. La confección de túnicas, ha seguido su curso normal, y con ello, otra pequeña fuente de ingresos. Los ingresos sólo se ven reducidos, lógicamente, por los sellos y el alquiler de túnicas para procesionar, que no vamos a tener este año”.

Nazareno

La presidenta de la Hermandad del Nazareno Dolores Martínez afirma: “Para nuestra cofradía, al igual que para todas, la suspensión de nuestras procesiones y actos conmemorativos supone un duro varapalo emocional y económico. El primer aspecto ya es conocido por todos y el segundo, se nos plantea como un duro reto (más difícil que el año anterior, si cabe) ya que nuestra principal fuente de ingresos son las cuotas de nuestros cofrades. Sabemos que la situación de muchos hermanos y hermanas es algo complicada, pero ahora más que nunca, necesitamos de vuestro compromiso para poder sacar adelante el importante proyecto por el que nuestra cofradía lucha incesablemente”.

Apunta: “El año anterior el cobro de cuotas se vio mermado considerablemente, al igual que la venta de lotería la pasada Navidad, por eso es vital la colaboración de los integrantes de nuestra cofradía”.

Vera Cruz

Desde La Hermandad de la Vera Cruz y Santo Sepulcro tal y como indica su presidente Eduardo López “el año pasado, los gastos fueron principalmente los comunes del mantenimiento de la sede. Esta Navidad, la directiva tomó la decisión de que la lotería fuera vendida directamente desde la administración, sin obtener beneficio de ella”.

También destaca que “al no haber procesiones este año, tampoco tendremos los gastos del floreado y la banda de música que teníamos previsto contratar. No tenemos previsión de gastos extra este año, tan solo los propios de la sede”.

Jesús ante Herodes

El presidente de la Hermandad Jesús Ante Herodes, Francisco José Díaz, subraya: “De todos era sabido que no tendríamos Semana Santa en las calles en este 2021, lo que a nivel económico será de nuevo un importante desgaste en la cofradía, inmersos en el proyecto de creación del nuevo paso del Santísimo Cristo de la Sed. Tras dos años sin procesionar, la cofradía ha visto muy reducida su tasa de ingresos de cuotas de hermanos por motivos de la situación mundial que atravesamos. Igual que el año anterior, abonaremos la cuota de hermano que es un donativo simbólico que realizamos por pertenecer a la cofradía y dejaremos de manera voluntaria la cuota de nazareno”.


Añade: “También nuestra formación musical Nuestra Señora de Las Lamentaciones ha quedado muy tocada y gracias a unos convenios firmados con el Ayuntamiento de Jumilla estamos pudiendo subsistir, lo que es de agradecer”.

Jesús Prendido

Para la Real Cofradía de Jesús Prendido y Santísima Virgen de la Piedad, según apunta su presidente, Juan Mateo, “la suspensión de las procesiones que no de la Semana Santa 2021, suponen una perdida emocional, tanto a nivel colectivo como individual, de grandes dimensiones, dejando el tema económico en un plano mucho más secundario o de menor importancia”.

Añade: “Nuestra cofradía volverá a establecer unas cuotas voluntarias, tanto en cantidad como en obligación de pago, entre sus hermanos esperando tener la misma buena respuesta que obtuvimos en 2020, una respuesta que nos permitió mantener, e incluso aumentar nuestro programa de caridad y hacer un aprovisionamiento de fondos que nos están permitiendo realizar nuevos proyectos que verán la luz en 2022, todo ello ayudado por la venta de lotería en las fechas navideñas que han continuado al mismo ritmo que años anteriores y sobre todo por la fidelidad de los hermanos y personas cercanas a nuestra cofradía”.

Santo Costado

“En los próximos días comenzará el tiempo de Cuaresma, tiempo, según destaca el presidente de la Hermandad del Santo Costado, José Tomás, que los cristianos dedicamos a prepararnos para la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, celebramos los días más importantes para los cofrades, nuestra querida Semana Santa. Sin duda alguna, este tiempo de Cuaresma y especialmente la próxima Semana Santa será diferente. Esta pandemia que nos azota ya más de un año, ha modificado nuestra forma de convivencia y seguramente lo hará en la manifestación más externa de nuestra piedad popular, que se vive con mayor intensidad en los días de Pasión.


“La situación, añade Tomás, nos impone el sentido común en la celebración de los días sagrados como nos aconsejó nuestro obispo. No debemos olvidar la situación social y las consecuencias que está dejando esta ‘nueva peste’ y por ello ahora más que nunca el espíritu de solidaridad debe hacerse visible, especialmente con los más necesitados y hacerla llegar hasta ellos. También es cierto que toda esta crisis sanitaria ha dificultado la actividad cultural y de caridad que desarrollamos las hermandades a lo largo del año, en nuestro caso con nuestros recursos económicos, no caeremos en el desánimo e intentaremos retomarlos cuando la situación sanitaria lo permita, pero para ello seguirá siendo necesario que todos en función de nuestras posibilidades sigamos arrimando el hombro, ya que nuestra Semana Santa es patrimonio de todo nuestro pueblo, seña de identidad y motor económico importante”.

Cristo Sentencia

Fernando Carcelén, presidente de la Cofradía del Cristo de la Sentencia, considera que “que las liturgias y desfiles procesionales de la Semana Santa de Jumilla remueven los corazones hacia el Altísimo. No es para menos ya que admite muchos calificativos pero lo mejor de todo es nuestra fe y esperanza en seguir creciendo y potenciarla desde todos los organismo oficiales, no hay que darle la espalda ni mirar para otro lado, ya que nuestra Semana Santa es magnífica y única”.


“Ya son tres años que estamos sin poder salir, prosigue Carcelén, el primero por lluvia y los otros dos por la maldita pandemia. Estamos pasando unos años muy malos económicamente y esta cofradía tuvo la decisión de cobrar solo 20 euros por hermano, y con las circunstancias que hoy vivimos tenemos que seguir adelante con la ayuda de Dios, solo han atendido al compromiso de pago muy pocos, nosotros como cofradía tenemos que ser generosos y solidarios con nuestros hermanos. Para ayudar en lo que esté a nuestro alcance”. Termina indicando que “por eso nuestra Semana Santa es la de todos. Mezcla de silencio y recogimiento, de un dolor tan artístico y, sobre todo, tan humano”, indica Carcelén.

El Rollo

La Cofradía del Rollo, según informa su presidente, Juan Miguel García, después de la suspensión de las procesiones y actos de la Semana Santa 2020, “decidió seguir adelante trabajando y se propuso que se abonase la mitad de la cuota establecida. La respuesta fue bien acogida. Respecto de la junta directiva de la hermandad esa cuota podía ser abonada al 100% de la que se venía pagando. Se fijó obligatorio a todos los hermanos el 50% y voluntario ese 100%. Casi la totalidad de los miembros de la junta hicieron el esfuerzo y pagaron el 100% de la cuota de la cofradía. Igualmente se ha venido trabajando en la distribución de la Lotería que todos los meses entrega la cofradía a sus abonados y, muy especialmente, en la Lotería de Navidad y el sorteo del Niño”.


García subraya que “se ha trabajado intensamente a través de las redes sociales, donde se intercambian ideas y se elaboran los próximos presupuestos de gastos para mantener el patrimonio escultórico y los gastos ordinarios de nuestra sede social y capilla”. “En cuanto a las ayudas que recibimos, la cofradía suele solicitar las que convoca el Ayuntamiento por la celebración de actos culturales, que este año no se han podido celebrar, a excepción de la jornada con los niños y el árbol solidario de Navidad, donde se pidieron alimentos para Cáritas y Cruz Roja, así como el concurso de dibujo”.
Por último, el presidente del Rollo señala que “fundamentalmente, toda la financiación en este año de epidemia, se ha sufragado con recursos propios. La esperanza está depositada en nuestros hermanos y en su comprensión y compromiso con la cofradía, viéndonos avocados otra vez a colaborar con nuestra cuota a sostener la cofradía”.

Beso de Judas

Desde la Hermandad del Beso de Judas afrontan la suspensión de las procesiones de la Semana Santa de este 2021, “con resignación y con la fe de que esta pandemia pronto pasará y todos nuestros hermanos puedan disfrutar de las procesiones”, indica el presidente, José Cutillas. En el sentido económico, esta hermandad “se nutre de las cuotas que nuestros hermanos abonan anual mente, con las que afrontamos todos los pagos durante el año en curso”. También se nutren de los diversos donativos que les hacen a lo largo del año.

El presidente agradece “tanto a los hermanos, con sus cuotas, como a las personas que ofrecen sus donativos, su compromiso con la hermandad, ya que sin duda con estos ingresos seguiremos creciendo y afrontando los diferentes proyectos que tenemos en marcha y que pronto daremos a conocer”.

María Magdalena

Desde la Cofradía de la Hermandad de Santa María Magdalena, su presidente, Juan Francisco Martínez, apunta: “Son años complicados para todas las hermandades y cofradías, mantener el espíritu cofrade e ilusionar a los más jóvenes, es muy difícil sin poder realizar nuestras procesiones, ni los actos de Cuaresma”. Añade: “Desde hace bastantes años la subvención de la Junta Central a las hermandades es testimonial, y tiene más un sentido compensatorio de determinados gastos, que el de financiación”. “Así en el caso de nuestra hermandad los ingresos son las cuotas de los hermanos y el beneficio de la venta de Lotería de Navidad y del Niño.

En 2020, la junta directiva decidió no pasar al cobro las cuotas y todavía no ha tomado la decisión para este año 2021, pero en nuestro ánimo está seguir en la misma línea del pasado año”. Martínez destaca que “en 2020 no tuvimos gastos procesionales (bandas de música, floreado, velas…), pero sí realizamos una inversión para renovar las andas del trono de nuestra imagen titular, con la incorporación de almohadillas neumáticas y también realizamos catorce túnicas para un nuevo turno de anderas y anderos. Todo ello pudo financiarse gracias a la previsión de la hermandad y los beneficios de la lotería. En la actualidad, la hermandad no tiene pendiente importantes pagos, sólo los de mantenimiento de la sede”.

Guarda Cuerpo de Cristo

Para la Cofradía Guarda del Cuerpo de Cristo supone ya un tercer año consecutivo sin poder procesionar, lo que, según su presidente, Miguel Ángel Lozano, “obviamente merma el estado anímico entre nuestros hermanos. En especial a nuestras damas de Santa Clara que siguen sin poder estrenar y portar a hombros las nuevas andas de Nuestra Señora Santísima María Virgen de las Penas”. “Esta situación va unida a una merma económica, puesto que estamos en proceso de pago de la restauración de las andas y hay una disminución de ingresos por parte de cofrades y ayudas o subvenciones que puedan llegar a la cofradía”.


“La decisión de suspensión creemos que es totalmente acertada, hay que priorizar la salud de la población y ya vendrán mejores tiempos para poder de nuevo disfrutar en las calles de nuestra querida Semana Santa. Este año nos toca vivirla en recogimiento y reforzando nuestra fe cristiana con la participación en nuestras parroquias”.

La Soledad

En este año, la Hermandad de la Santísima Virgen de la Soledad, a través de su presidenta, Carmen Herrera, “lamenta profundamente la situación que nos toca vivir otro año más. Nuestra hermandad es una simple gestora de los ingresos que obtenemos a través de las cuotas de las hermanas. Con ellas trabajamos para la hermandad y engrandecemos su patrimonio, así como el de la Junta Central de Hermandades, el de la Semana Santa de Jumilla y, por supuesto, el del pueblo de Jumilla”.

“La reducción de los ingresos debido a la situación que nos acontece, obliga a que los proyectos, actos culturales y actos solidarios queden aplazados. Aún así, con el dinero obtenido mediante la venta de lotería, las cuotas voluntarias, las donaciones y el recibido por la JCHSS, podemos seguir trabajando en todo lo que acontece en el día a día de una hermandad. Por ejemplo, el mantenimiento de la Casa de la Virgen, floristería, limpieza y cuidado del patrimonio, etc.”. “En definitiva, comprendemos la situación sanitaria y económica actual, esperando que puedan volverse a celebrarse las procesiones de Semana Santa”, afirman desde la Soledad su presidenta.

Cristo de la Vida

José Carrión, presidente de la Hermandad del Cristo de la Vida asegura que “nos encontramos de nuevo ante un escenario triste para todos, aunque necesario, sensato y coherente, pero al mismo tiempo, como no puede ser de otra forma, debe ser un escenario de vida y esperanza”.
“Sin duda, añade Carrión, supone también un revés, en cuanto a los recursos económicos, ya que, aunque no haya procesiones siguen siendo necesarios para el mantenimiento y desarrollo de nuestra hermandad, máxime en un año tan importante en el que celebramos el 50 aniversario; por eso es necesaria la solidaridad y el apoyo de los hermanos haciendo frente a la cuota anual y colaborando en la medida de sus posibilidades”.

Finaliza manifestando que “las hermandades son mucho más que una salida procesional por lo que ahora, más que nunca, se hace necesario interiorizar de que no solo se paga por salir sino, y todavía más importante, se hace por pertenencia a una hermandad con la que nos hemos identificado con su idiosincrasia y, por supuesto por amor y devoción a sus titulares, y de la que siempre nos tenemos que sentir orgullosos, apoyando en los momentos difíciles”.

Cristo de la Caída

Para la Hermandad Santísimo Cristo de la Caída, según afirma su presidente, Guillermo Ochando, “el principal activo social y económico son los hermanos que pertenecen a ella. Si ellos no participan y colaboran, ésta no podría tener sustento económico y por lo tanto poder de acción ni de maniobra social”. Añade: “El pasado año se decidió hacer una cuota opcional y voluntaria debido a la situación pero solo fue sufragada por menos del 10% de los hermanos. De cara a este año, propondremos una cuota simbólica de mantenimiento con el fin de pagar los gastos fijos, seguir colaborando con asociaciones benéficas y poder afrontar con garantías las próximas Semanas Santas.


Ochando insiste: “Nuestra fuente de ingresos son principalmente las cuotas anuales y la venta de lotería de Navidad, que con mucho esfuerzo nuestros hermanos distribuyen y gestionan. La venta de artículos de la hermandad también es una ayuda y la JCHSS colabora con nosotros con un porcentaje del importe total de los anuncios del libro anual de Semana Santa que aporta la hermandad”. Por último, señala que “con respecto a los gastos fijos, y puesto que nuestra sede la tenemos en proyecto (solo tenemos el terreno), únicamente tenemos el IBI y las donaciones anuales que hacemos a las parroquias y al Monasterio de Santa Ana. Las pertenencias de la hermandad son guardadas en las propiedades particulares de los hermanos y con esto ahorramos en rentas mensuales, pero tenemos que llegar a ser autosuficientes. Nos gustaría colaborar con Cáritas de forma más contundente, pero todo depende de los ingresos que obtengamos”.

Oración del Huerto

Para el presidente de la Oración del Huerto, José Antonio Gómez, “la suspensión de las procesiones no solo supone un golpe devastador para las hermandades sino también económico. En este sentido, la hermandad ha sufrido una disminución de gasto, al no tener que contratar bandas de música y encargar floreado de tronos que suelen ser el gasto principal de las hermandades; a excepción de alguna restauración, compra de imagen u otro tipo de abalorio para procesionar, que en estos casos siempre damos ese paso cuando tenemos el dinero para hacer frente a los pagos”.


Añade que “estos dos últimos años los ingresos que hemos obtenido son los provenientes de la lotería que se ha vendido. Pero hemos notando una disminución este año que podemos atribuir a las medidas de confinamiento y restricciones de movilidad que hemos tenido en los meses previos al sorteo; pero no nos podemos quejar debido a la gran colaboración de todos nuestros hermanos. De hecho, con el dinero obtenido ya tenemos previsto hacer una inversión para mejorar nuestro patrimonio. Gómez también subraya que “por parte de la Junta Central se van haciendo grandes esfuerzos para que las hermandades recibamos alguna subvención; que estos años a pesar de no haber tenido procesiones, ha sido un pequeño importe que se ha dedicado para hacer frente al pago de nuestra cuota al Obispado y para poder hacer algún donativo y poder ayudar a nuestros vecinos”. Pero, indica, “a pesar de todo, lo más importante es recuperarnos de esta crisis sanitaria y entender que la cancelación de la Semana Santa no es ningún castigo, sino que es necesaria para que la podamos celebrar en los años que vienen. Es de vital importancia que ahora que nuestra salud está en juego la cuidemos; ya que es igual de única e importante que nuestros tronos, hermandades y nuestra querida Semana Santa”.

Virgen del Primer Dolor

Por último, la presidenta de la Cofradía de la Santísima Virgen del Primer Dolor, Pilar Guardiola, ha manifestado que “esta situación nos ha afectado tanto emocional como económicamente, al igual que al resto de asociaciones. Sentimos que lo más importante es la pronta recuperación de nuestras actividades, y para ello estaremos preparados económicamente cuando llegue el momento pese a que somos, como ya sabéis, una hermandad pequeña”.

Y añade: “Al igual que todos, tenemos muchas ganas de salir de esta situación tan atípica, pero por el momento, nos encontramos animados a seguir trabajando por nuestra Semana Santa, para que cuando llegue el momento volvamos a vivir esos días de la mejor manera posible”.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *