“Historia de una metamorfosis” 50 años del Museo Jerónimo Molina (Galería de fotos)

El Museo de la plaza de la Constitución alberga una exposición donde se muestra la evolución de este medio siglo

Asimismo el próximo viernes 25, el director Cayetano Herrero ofrecerá, a las 20:00 horas, una conferencia con esta temática

Ayer se inauguró una exposición titulada ‘Historia de una metamorfosis’ donde se muestra la evolución del Museo Municipal situado en la plaza de la Constitución en sus 50 años de existencia y los 12 de su apertura después de las obras de ampliación y mejora.

La exposición consta de 33 paneles con fotografías, recortes de periódicos, libros, pasquines y otras publicaciones que harán un recorrido en el tiempo, para comprender mejor la historia del Museo en este edificio. Se podrá contemplar hasta el 3 de febrero.

Además, el viernes 25 a las ocho de la tarde habrá una conferencia ofrecida por el director Cayetano Herrero que contará también la evolución de este museo a lo largo de este medio siglo.

El Museo Municipal se fundó en 1956 por don Jerónimo Molina, que instaló un incipiente Museo Arqueológico, en las dependencias del antiguo Instituto Laboral, pero que a finales de 1969, se trasladó al actual emplazamiento de plaza de la Constitución, que abrió sus puertas al público en los días de Navidad y Reyes con dos pequeñas dependencias de la planta baja, en la que instaló un mosaico procedente de la Villa de los Cipreses y en la otra cuatro vitrinas, pues el resto del edificio se encontraba ocupado por diversas asociaciones y oficinas.

En 1977 a propuesta de los maestros compañeros de profesión, al que se sumaron diversas asociaciones, se propuso al pleno del Ayuntamiento que el museo recibiera el nombre de su fundador Jerónimo Molina. Desde 1969 el objetivo de don Jerónimo fue recuperar para museo todo el edificio, cosa que parecía totalmente imposible, pero por fin en 1980 se marcharon de la primera planta las oficinas de Extensión Agraria a un espléndido inmueble de nueva construcción.

Nuevas secciones

En ese momento el Museo abrió su horizonte y se crearon las Secciones de Etnografía, Ciencias de la Naturaleza y Arte Religioso. Rápidamente se ocuparon las salas vacantes  con la instalación de la Sección de Etnografía, que estaba integrada por los Museos del Campo, del Vino y del Esparto que ocuparon el 90% de esa primera planta, quedando Geología una pequeña sala, que en palabras de don Jerónimo “modesta e inadecuada exposición” con solamente dos vitrinas, por llamarles de alguna manera, pues no llegaron a ser vitrinas propiamente dichas, nació la Sección de Ciencias de la Naturaleza, con una pequeña colección de minerales, muchos de ellos procedentes del desaparecido y añorado colegio de San Francisco. Con la reapertura del Museo en 2007  se vio notablemente enriquecida con la aportación de parte de la colección de Ángel Francisco Cutillas. La otra vitrina estaba dedicada a los fósiles del Término Municipal, aunque poco a poco también se fue ampliando con fósiles de toda España y así nació la Paleontología de Museo Municipal, que volviendo a las palabras de don Jerónimo decía que “la meta propuesta para esta sección es la de conseguir un muestrario exhaustivo, con carácter monográfico de la geología”. Ampliándose también con una extraordinaria colección de Sebastián Martínez, en la planta baja, al quedar libre por la Sección de Arqueología que en el año 2001 se instaló en el renovado Palacio del Concejo, que lo convirtió en uno de los mejores museos arqueológicos de toda España, tanto por su discurso expositivo como por sus piezas expuestas.

El renovado Museo de la plaza de la Constitución abrió sus puertas del 30 de noviembre de 2007, en un día memorable, en el que asistieron el alcalde Francisco Abellán, la concejal de Cultura, Juana Guardiola, junto con una nutrida representación municipal y la familia del primer director, don Jerónimo Molina. El edificio había permanecido cerrado durante un periodo de 5 años, en el que se realizaron obras de remodelación y ampliación, lo que supuso un incremento de más de 800 metros cuadrados de zona expositiva. Ampliándose nuevamente en 2010 y 2011, con la remodelación de la última planta que está dedicada a la exposición de lepidópteros, procedentes de la colección de Francisco González y los hermanos José Luis y Francisco Lencina y aportaciones de Fernando Albert y José Luis Santa.

Cuatro plantas

El museo ocupa cuatro plantas, comenzando por la planta sótano que está dedicada a Sala de Usos Múltiples para exposiciones temporales, conferencias, presentaciones y actividades del propio museo, lo que ha hecho que con el ofrecimiento a asociaciones, visitas de colegios, realización de máster universitarios, presentaciones de libros, etc. En el año 2012 se crea el premio Socivm para resaltar las colaboraciones de personas con el Museo Etnográfico y Ciencias de la Naturaleza. El museo se ha convertido en el primer museo y referente de los monumentos a visitar en Jumilla alcanzando el pasado año casi los 12.000 visitantes.

Museo de geología, etnografía y entomología

El Museo de Geología ocupa la planta baja y está diferenciada por dos secciones, Minerales y Paleontología, que ocupan tres salas. En la primera de ellas se pueden admirar los fósiles de Jumilla, fruto de la colección de Sebastián Martínez. En la siguiente sala conservan una excelente colección de 500 minerales, procedentes de la colección del propio museo y de la colección particular de Ángel Francisco Cutillas, con especial atención a los yacimientos jumillanos de las Minas de la Celia, que fueron declaradas en 1989 por la Asamblea Regional como de interés geológico.

La siguiente sala como continuación de la primera está dedicada a la Paleontología de Jumilla con la incorporación de una réplica del ‘Paracamelichnum Jumillensis’ en el centro de la sala en la que están expuestas icnitas de la Hoya de la Sima y Sierra de las Cabras, huesos fósiles de los Barrancones y el cubil de hienas de la Cueva de los Huesos.

El Museo de Etnografía se encuentra en la primera planta del edificio y se puede decir que actualmente es el más importante de la Región. Costa de seis salas, más una botica de mediados del siglo XIX, aunque se conservan botes de farmacia del siglo XVI al XIX, donados por Juan Molina en agosto de 1982. Las diversas salas están diferenciadas por lo utensilios que en ella se exponen, cerámica de vajillas y menajes de Alcora, Manises, Sevilla, etc. con especial mención a la fábrica de loza y vidrio de Cartagena. La quinta sala está dedicada al esparto, con la gran tradición que tuvo en Jumilla en la riqueza de esta fibra. En ella se puede contemplar todo tipo de utensilios, paneras, cestos, torteros, capazos, alborgas, etc., distintos tipos de pleitas y un sin fin de objetos y la sexta y última principalmente está distribuida por oficios, de los que hay expuestos veinticinco de oficios prácticamente desaparecidos como: Correchero, talabartero, herrero, hojalatero, ebanista, pastor, heladero, abarquero, etc. y algunas de las faenas del campo como la siega, la trilla, la vendimia, etc..

Museo de Entomología: Se encuentra en la segunda planta y actualmente se muestran principalmente la colección de lepidópteros y coleópteros de Francisco González, compuesta principalmente de fauna tropical, muy llamativa y espectacular por el colorido y tamaño de los ejemplares, una representación de mariposas diurnas del Altiplano (Jumilla-Yecla), y vitrinas simulando ecosistemas tropicales realizadas con motivo de la expedición entomológica efectuada por Francisco Lencina y Fernando Albert a Venezuela en el año 1997.

Al finalizar las obras de restauración del ala sur de esta planta (fachada a plaza de la Constitución), se ha amplía notablemente la zona de exposición al público y una extraordinaria aula didáctica, el resto del ala está destinada a zona de trabajo (laboratorio, despachos, biblioteca, almacén de colecciones, etc.).

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *