‘Incienso y silencio’, instantes de la historia del Cristo de la Vida

Un total de 46 imágenes de la participación de esta hermandad en la procesión de Murcia

Una exposición de fotografías que se encuentra en el Etnográfico

El Museo Municipal de Etnografía acoge la exposición ‘Incienso y Silencio’ de la Hermandad Penitencial Santísimo Cristo de la Vida. Una muestra de fotografías que recoge 46 imágenes de un total de 16 fotógrafos de Jumilla, Cieza, Alhama de Murcia, Almería, Murcia y Hellín. Según informó el presidente del colectivo semanasantero José Carrión “en ella se puede contemplar un instante de incienso y silencio por cada año de la hermandad” y una exposición que, según dijo, es la antesala de la celebración de su 50 aniversario.

‘Incienso y Silencio’ conmemora la participación de la imagen titular del Santísimo Cristo de la Vida en la Magna Procesión “Salvados por la Cruz de Cristo”, que se celebró en Murcia con motivo del III Encuentro Internacional de Cofradías.

El presidente de la Hermanad  agradeció a todos los presentes su asistencia y a los que han hecho posible esta muestra, en particular a los fotógrafos por  su “amabilidad y generosidad”. “Solo a la fotografía, dijo, le cabe prolongar la apariencia de las cosas, difundir los conocimientos y conservar la memoria, detrás de cada imagen hay una mirada desde el punto de vista social y etnográfico en busca de detalles que a simple vista parecen imperceptibles y sin embargo pueden encerrar importantes datos para la historia en este caso para la hermandad y por ende para la Semana Santa”. Recuperamos las palabras de  José Carrión en la inauguración.

Para José Carrión “son instantes para la historia de la hermandad y de la Semana Santa de Jumilla, momentos inolvidables, emocionantes e irrepetibles”. Entre esos momentos destacan la salida del Crucificado mecido bajo el pórtico de San Antolín a los sones de la saeta del maestro Julián Santos, la bulliciosa plaza de San Antolín hecha silencio ante su presencia, el transitar por los rincones de la plaza de las Flores y de Santa Catalina, la expectación en las improvisadas gradas ante el Teatro Romea, su silueta difuminada en la calle Trapería, la sobrecogedora aparición en la plaza del Cardenal Belluga y todo entre nubes de incienso o el canto de la aurora ejecutado en su honor.

La exposición fue inaugurada la pasada semana y se podrá visitar hasta el próximo día 15 de febrero  de martes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y por las tardes de 17.00 a 20.00 horas y los domingos de 10.00 a 14.00 horas.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *