José Alberto Cánovas Sánchez: “Una fiesta que sea solo cultura y tradición no se conserva para siempre”

Sacerdote y pregonero de la Semana Santa de Jumilla en 2019

• Nuestra más sincera felicitación por su designación como pregonero de la Semana Santa de Jumilla. ¿Cómo le comunica la JCHSS este nombramiento?

Fueron los propios representantes de la Junta Central, los que me llamaron por teléfono y después vinieron a mi parroquia en Murcia.

¿Cómo acoge la noticia, y qué siente en ese momento?

Me sorprendió mucho. Es un inmenso honor inmerecido, y si hay algo de merecimiento, es el también inmenso cariño que le tengo a Jumilla y a su gente.

• Le suponemos gran conocedor de la Semana Santa de Jumilla porque ha estado durante seis años al frente de la parroquia Mayor de Santiago y ha sido consiliario de la Junta Central de Hermandades de Semana Santa. ¿Facilita esto la labor a la hora de preparar el pregón?

No podía ser de otra manera. He conocido desde dentro la Semana Santa de Jumilla, que es un patrimonio moral, religioso y artístico inmenso. He conocido el trabajo, la ilusión y la creatividad que la Junta Central pone desde siempre, para que las fiestas sean cada año más espléndidas y constituyan un legado para las generaciones futuras.

• ¿Tiene pensado ya cuáles van a ser las líneas maestras o el hilo conductor que le guiará en el pregón?

Me gustaría presentar la Semana Santa como lo que en sí misma es. No hay que olvidar, que las fiestas más importantes de Jumilla giran en torno al acontecimiento fundamental de la historia, que es el amor que Dios nos ha manifestado en la cruz de Jesucristo.

¿Cómo se exalta una Semana Santa en un pregón, al que evidentemente, se le presupone un marcado sentido religioso?

Como he dicho, no puede ser de otra manera. Creo que un pregón debe señalar el sentido profundo de la fiesta para disponer a los que escuchan, a vivir más fielmente las celebraciones de esos días. Una fiesta que solo sea cultura y tradición no se conserva para siempre. Necesitamos vivir con sentido, y éste no es otro que haber descubierto que cada uno de nosotros vive en el corazón de Dios, que nos ama infinitamente.

• En sus años de sacerdote en Jumilla, ¿recuerda a algún pregonero de manera especial, algún detalle que le marcara?

No podría señalar a alguno en especial. Sí que destacaría, cómo y de qué manera, en general, cada pregonero ha mostrado su amor, su gratitud y su enraizamiento en este gran pueblo acogedor, generoso…

• Por último, ¿cómo y con quién desearía reencontrarse en su vuelta a Jumilla?

Volver a Jumilla es encontrarme en casa. Jumilla envuelve, te hace suyo muy pronto, y además, aquí tengo amigos con los que siempre se puede contar, de los que nunca se pierden, aún en la distancia.

Author: Siete Días

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *