La EMFB y el CFS piensan ya en la próxima campaña

Aunque todavía no han recibido ninguna decisión oficial, el fútbol y el fútbol sala no profesionales dan por acabada la temporada

A falta de confirmación oficial por parte de la Federación Murciana de Fútbol parece que la liga 2019-2020 ha llegado a su fin. De esta forma, varios clubes regionales, amparándose en lo dictaminado por la Federación Española, donde determina que el fútbol no profesional debe finalizar en el estado actual a efectos clasificatorios, ha provocado que hayan lanzado la noticia a las redes sociales los propios equipos anunciando sus ascensos de categoría, reafirmando así el edicto del organismo nacional de que este año solo habría ascensos y no descensos.
Pero aunque así fuera, en la Escuela Municipal de Fútbol Base Jumilla han decidido ser cautelosos aunque reconocen que viendo las fechas ya entrantes resulta casi imposible que algo pudiera cambiar.


Por lo tanto, el Juvenil de Primera deberá esperar, ya que su cuarto puesto en la actualidad lo deja a expensas de la cantidad de equipos que puedan formar la categoría Juvenil Nacional, que será dividida en subgrupos para hacer algo más corta la competición, teniendo en cuenta que en estos momentos ni siquiera se contempla cuando podría empezar. Por lo tanto, al equipo de Juanfran Alarcón le toca esperar la resolución de la Federación Murciana, que al final será la que decida, al tratarse de una categoría regional.
Por su parte, el Juvenil de Segunda, que entrena Jesús Guardia, terminó en mitad de tabla en un año donde ha ido de menos a más estando plagado de jugadores de primer año, lo que hace pensar que tendrá un buen futuro.
El cuanto al Cadete de Primera que está a las órdenes de Gaspar Lozano, este año tuvo un comienzo difícil ante la falta de efectivos pero con el paso de los meses se fue afianzando y cumple el objetivo marcado de permanecer en un año complicado tras el descenso de autonómica y la falta de jugadores de 2004, es decir, de segundo año, que sin duda le hubiera dado más empaque.
Siguiendo con el repaso, el Infantil de Autonómica de Óscar García, termina la temporada en un meritorio octavo puesto sobre dieciocho equipos y solo por debajo de todos los fuertes del fútbol regional de su categoría. Cosechó una gran primera vuelta que certifica la permanencia en una categoría que todavía no había tocado ninguna vez la Escuela.
En Segunda, gran temporada del equipo de Aquilino Lencina que queda tercero, un puesto que no le dará el ascenso pero que sí confirma la gran generación de 2006 que dará sus máximos frutos en cadete y juvenil, teniendo en cuenta su buena trayectoria desde alevines.
Meritorio también ha sido el año del otro Infantil, el que dirige Pascual Verdú, con todos sus jugadores de 2007 y que ha quedado por encima de todos los equipos de su edad.
En cuanto al Alevín de Segunda, si todo transcurre como se dice, los chicos de Francisco Crespo volverán a Primera en un año inmaculado con todos los partidos ganados, demostrando que otra categoría hubieran peleado por cotas más altas.
En el mismo sentido, buen año de los otros alevines, los de Javier Rico, formado por una mezcla de años y que queda lejos de abajo. Mientras, el de Alberto que está compuesto por jugadores de primer año, han visto una buena evolución con el discurrir de la competición.
Por último, los benjamines de Autonómica que entrena Txumy en la categoría más alta, se salvarían dejando atrás cinco equipos, pese a tener un comienzo dudoso de segunda vuelta, aunque apoyados en la regularidad mostrada en casa de la primera vuelta.
Y tal vez los más perjudicados por el parón por ser su año de iniciación han sido los benjamines de Segunda. De esta manera, el grupo de Juanjo Pérez queda en mitad de tabla, y el de Juanfran Palao, donde los jugadores viven su año más difícil al ser noveles y se encuentran en periodo de adaptación a unas medidas de terreno desconocidas hasta ahora, ven cortada de raíz su evolución e ilusiones.
Así que, a falta de la resolución definitiva de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia, el club se mantiene a la espera para empezar a planificar la próxima temporada siempre a expensas de las decisiones de Sanidad en el ámbito de deporte en base.

FÚTBOL SALA CFS

En la misma línea, ante la decisión de la RFEF de concluir las ligas de deporte no profesional, la situación del equipo de tercera concluye como tercer clasificado, lo que conlleva que no se clasifique para la disputa del play off de ascenso.
“La pandemia, además de la desgracia global que ha conllevado, nos ha cortado una progresión de resultados óptima de la primera y segunda plantilla contando todos los encuentros por victorias desde que la dinámica del club cambió en el parón navideño, con la salida del entrenador y la mitad de la plantilla”, indican desde el Jumilla CFS.
En cuanto al filial, equipo de Primera Autonómica, la decisión federativa nacional no le afecta debido a que se rige bajo la gestión regional, pero todo apunta a que se actuará en la misma línea quedando como campeón y el ascenso a Preferente.
Aunque queden campeones, este hecho no gusta ni al cuerpo técnico ni a jugadores, “dado que nuestro objetivo es disfrutar y desarrollar nuestro juego”, apunta el entrenador Loren.
El filial ha tenido una trayectoria impecable con una sola derrota, 151 goles a favor y 31 en contra. Así, obtuvo una media de más de 8 goles por partido, donde 4 jugadores de la plantilla se encuentran entre los 5 máximos goleadores: Chichi 33, Kike 25, Chupi 22, Dani Carbonell 19.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *