Los comerciantes jumillanos ‘toman aire’ de forma previa a la Navidad

La Gran Fiesta del Comercio fue un éxito en su primera parte, pero el mal tiempo impidió el resto

Gustavo López

El pasado fin de semana estaba llamado a ser una gran fiesta para el comercio jumillano. Y realmente así empezó en la tarde del viernes, con la inauguración oficial que tuvo lugar a cargo de la alcaldesa de Jumilla, Juana Guardiola y el concejal responsable del área, Juan Gil Mira. De esta forma, con la asistencia de la presidenta de Asojumi, Eugenia Abenza, y de los representantes de los grupos que forman la corporación municipal, se dio el pistoletazo de salida y comenzaron las ventas para la veintena de comercios que participaban y que se ubicaron en el patio del mercado de Abastos.


En la primera jornada, a pesar del frío que se apoderó de la noche, se registraron un buen número de asistentes, y a partir de las nueve de la noche, se celebró un concierto de rap donde se pudo disfrutar de este género gracias a la participación de varios jóvenes de la localidad.
Ya el sábado por la mañana, el sol animó al mucho público que se dio cita y que alegró a los comerciantes que prepararon ofertas y promociones especiales.


Por la tarde, la lluvia hizo acto de presencia y aunque la jornada continuó, hubo que tomar la decisión de suspender el concierto de Los Yulis que estaba previsto para esa noche. Sí que hubo una actuación de magia y una fiesta infantil con animación para los más pequeños.


En la noche del sábado al domingo, las peores previsiones de fuertes rachas de viento se cumplieron y por recomendaciones de los técnicos y sobre todo para salvaguardar la integridad de todos y por seguridad, se tomó la difícil decisión de suspender todas las actividades a excepción de los sorteos, tanto los realizados por el Ayuntamiento como por Asojumi, cuyos agraciados se pueden consultar en las redes sociales de ambos estamentos.


Al final, una fiesta del comercio con cierto sabor agridulce pero que pone de manifiesto la necesidad de apoyar a los establecimientos de proximidad que dan vida a los barrios y calles, y que reivindican sus fortalezas.

Share This Post On