“La EMFB se merece un reconocimiento local. Se ha hecho un trabajo muy importante por los chicos y por Jumilla”

José Luis Soriano Carcelén. Fundador de la EMFB Jumilla

Este año se celebra el 20 aniversario de la Escuela Municipal de Fútbol Base y por este motivo Siete Días Jumilla ha mantenido una entrevista con su fundador, José Luis Soriano Carcelén.
En próximas ediciones, la sección de deportes de este periódico publicará diferentes capítulos de la historia de este club.

En primer lugar, José Luis agradecerle su disposición y también su buen hacer durante tantas temporadas. ¿Qué fecha exacta y con qué intención se creó el club?
El club comenzó su andadura en septiembre de 2001, por lo que empezó a participar en competición oficial en la temporada 2001/2002. La intención principal de crear el club fue darles un rato de esparcimiento deportivo a un grupo de chicos que no tenían un lugar donde poder desarrollar su afición por el fútbol.

¿Quiénes fueron los precursores de esta idea?
Fundamentalmente todos los padres de los chicos, con la gran ayuda de la Concejalía de Deportes, encabezada por el concejal José Monreal y la colaboración del coordinador de deportes Francisco Crespo. Y por supuesto la inestimable predisposición del entrenador Julián Santos que se hizo cargo para entrenar a los dos equipos que entonces salieron a competición.

¿Con cuántos equipos se inició el club?
En esa temporada comenzamos con dos equipos: uno en categoría infantil y otro en categoría alevín (entonces era de fútbol 11). Ambos equipos comenzaron a ser entrenados por Julián. Después de Navidad, Miguel Uribe se hizo cargo de los infantiles, ya que entrenar dos equipos y asistir a los partidos era bastante complicado.

¿Cree que se debió fomentar una sección femenina?
En aquellos momentos ni se planteó, pero poco a poco sí fue creciendo esa idea, aunque no se llegó a formalizar porque nunca hubo el número de chicas suficiente para formar un equipo. Es verdad que en nuestros equipos sí empezaron muy pronto a jugar chicas, a nivel individual, en los equipos de alevines e infantiles. Inma Martínez, jugadora del Rayo Vallecano estuvo jugando en nuestros equipos alevín e infantil.

En todo este tiempo tendrá muchos recuerdos imposibles de olvidar
Tantos años de coordinador dejan muchos recuerdos inolvidables. Me acuerdo muchísimo de cuando se logró el primer ascenso en categoría infantil. Se consiguió en el momento encuentro, íbamos segundos en la tabla y el Fútbol Base Yecla primeros con un punto de ventaja. Al final Yecla empató en Fortuna y nosotros ganamos 2-0 con lo que conseguimos el ascenso. El ascenso a Liga Nacional Juvenil fue también un momento muy emocionante, ya que se consiguió estar dentro de la élite nacional del fútbol juvenil.
En general, todos los ascensos han sido muy importantes, ya que al final se logró ilusionar a un grupo muy grande de jugadores, entrenadores, padres y directivos, pues poco a poco se ascendió en todas las categorías y la Escuela de Fútbol ya era conocida y respetada por todos los clubes de la región.

Y muchos jugadores que han logrado estar en la élite
Como no recordar a dos jugadores que por su grandísima ilusión y sus buenas condiciones para la práctica del fútbol han conseguido llegar bastante alto en su carrera deportiva, como son José Ruiz (Casi), que lleva varios años jugando en 2ª B y Sergi Guardiola, que como todos sabéis se encuentra actualmente jugando en el Real Valladolid de 1ª división, y desde aquí quiero seguir animándoles para que continúen en esa carrera de éxitos que hasta el momento llevan conseguidos.

Y fuera de lo deportivo, ¿qué recuerdos se queda?
Hay otros recuerdos no deportivos que han sido muy importantes a lo largo de esos años: la gran cantidad de amigos que he conseguido en otros lugares de la región, así como en el estamento federativo. Pero si ha habido momentos importantísimos esos han sido las muchas reuniones con entrenadores y delegados para intentar que todos los proyectos que intentábamos conseguir cada año salieran a flote. Si no fuera por los entrenadores y delegados que han dedicado tanto tiempo a este proyecto deportivo, el club no estaría ahora donde se encuentra. Desde aquí quisiera mandarles un fuerte abrazo a todos.
También hubo un momento muy desagradable en el seno del club, que nunca podré olvidar: el fallecimiento de ‘nuestro Mariano’ que coincidió con la cena de despedida de la temporada y nos dejó a todos consternados.

¿Ha quedado algo en el tintero, iniciativas que todavía hoy serían posibles?
Siempre queda algo por hacer y mejorar, eso es evidente. Me hubiese gustado que al acabar la etapa juvenil, los chicos hubiesen podido continuar su trayectoria deportiva en el mismo club o en otro de la localidad, pero siempre se ha fracasado por distintos motivos que no vienen al caso. Esta temporada ha surgido un grupo de personas que intentan de nuevo conseguir este objetivo, espero que tengan suerte y les vaya muy bien porque los veo con mucha ilusión.

¿Cómo ve el club hoy?
No te puedo comentar mucho del club actualmente, ya que con el problema del coronavirus no he asistido a ningún partido disputado en Jumilla, pero sí lo sigo por la página de la federación y observo que la Escuela de Fútbol continúa en las primeras categorías obteniendo buenos resultados. Espero que continúen trabajando así y llevando el nombre de Jumilla por todos los rincones de la región.

¿Porque piensa este club nunca tuvo una mención en los múltiples premios que se dan en Jumilla?
Creo que principalmente es porque es una sección de las Escuelas Deportivas Municipales y muchos de los premios que se dan los organiza el Ayuntamiento y no se va a entregar él mismo los premios, pero bajo mi punto de vista pienso que eso no es óbice para que a un grupo de jóvenes o mayores se les dedique cualquier tipo de reconocimiento si se lo merecen, claro, y pienso que en este caso ha habido momentos y motivos, porque en 20 años se ha hecho un trabajo muy importante por los chicos y por Jumilla. También es posible que la EMFB Jumilla no se lo haya merecido, ¿no crees? Quiero recordar que por parte de la FFRM se nos reconoció una temporada como ‘Premio a la Deportividad’.

¿Hay personas claves que le gustaría recordar por su trabajo altruista?
Muchísimas: todos los entrenadores y todos los delegados. No creo que pueda recordarlas a todas, pero sí quiero mencionar a algunos que han trabajado incansablemente por el bien del club: Julián Santos, porque sin él no hubiese sido posible comenzar con este proyecto, Aquilino Lencina por su serenidad y sabiduría, Jesús María Crespo (Chumi) por su apuesta por este club y estar siempre dispuesto a solucionar cualquier tipo de problema.
También a los delegados con los que he estado rodeado y han trabajo de día y de noche para sacar adelante el club: Mi cuñado y mi sobrino, Alfonso el Fortuna, Paco Pomares, Jorge Luna, Ginés Palazón y un largo etc. que me tienen que perdonar por no nombrarlos, pero sería interminable. Por último recordar a mi buen amigo y buen delegado Bravo, fallecido hace muy poco y que ha estado muchísimos años en la Escuela trabajando y aportando todo su saber dentro de la misma. Desde aquí a todos un fuerte abrazo.

José Luis, ¿Le mereció la pena dedicarle 15 años de su vida?
Por supuesto. Por todo lo que he comentado a lo largo de la entrevista pienso que ha valido suficientemente la pena dedicar estos 15 años. Ha habido momentos desagradables: lesiones, desavenencias con padres y con jugadores, discusiones con directivos de otros equipos, personas que se despidieron de nosotros, pero los momentos agradables superan con creces los desagradables.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *