Desde el Partido Comunista del Pueblo de Cataluña queremos manifestar nuestro posicionamiento ante el referéndum del 1 de Octubre (Opinión)

PARTIDO COMUNISTA DEL PUEBLO DE CATALUÑA (PCPC)

– Consideramos que el actual régimen capitalista, heredero del fascismo impuesto por las armas fruto del golpe de Estado de 1936, y sucedido de manera automática con formas “democráticas” con la Transición y la Constitución monárquica-burguesa de 1978, no es en ninguna manera una democracia popular. Al contrario, es una dictadura capitalista con formalidades burguesas.

– Consideramos que el Estado de las Autonomías surgido del Pacto de la Transición nunca terminó de satisfacer a los pueblos y las nacionalidades del Estado. Sólo sirvió para delimitar marcos de explotación para las burguesías locales, principalmente las oligarquías autonómicas. Por ejemplo, en Cataluña, las famosas 300 familias.

– Las terceras vías, y concretamente las representadas por la nueva socialdemocracia de PODEMOS y los Comunes, sólo plantean una regeneración del capitalismo español y catalán sin cuestionar las bases del sistema ni los pilares fundamentales sobre el que se sustenta (monarquía, UE y OTAN).

Consideramos que Cataluña es una nación, y como tal, debe contar con sus instrumentos de autogobierno, que se dotará de ellos, y no se pueden violar las formalidades democráticas. Los y las comunistas del PCPC siempre hemos defendido el derecho a la autodeterminación de los pueblos, y concretamente los y las comunistas catalanes, el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. Este derecho, de carácter inalienable, tiene una base estrictamente democrática, y por tanto, no está sujeto a restricciones.

Consideramos que el actual “proceso” es un proyecto encabezado por una parte mayoritaria de la oligarquía catalana en alianza con otros sectores burgueses, y que corresponde a los intereses de estos sectores la búsqueda insaciable de un marco de explotación propia, un Estado propio, regida por las leyes del mercado capitalista. A modo de ejemplo, las reiteradas apuestas de grandes grupos mediáticos locales privados y los públicos, con su retórica nacionalista (que nos recuerda el romanticismo del siglo XIX y sus derivados litúrgicos); el posicionamiento de buena parte de las asociaciones de empresarios, gremiales y patronales, así como el uso descarado y evidente de medias verdades y grandes mentiras justificativas de un proceso donde no todas las opciones posibles son el listado de opciones al muy llamado “referéndum”.

– Consideramos un insulto a la actualidad y también a la memoria histórica de los pueblos de España, y en especial a su clase obrera, que desde supuestas izquierdas catalanas y en especial, independentistas, identifique reiteradamente “España” con ” fascismo “, así como” Cataluña “con” libertad y progreso “, olvidando que la lucha de clases es global y que es el principal eje donde los trabajadores y trabajadoras tenemos que luchar contra toda forma de opresión y explotación. El Estado no es un fin en sí mismo, es un arma de dominación de una clase sobre otra.

 

Consideramos, asimismo, que la República es necesaria, y que interesadamente, por todos los partidos políticos con representación institucional, desde la “derecha” hasta “la izquierda anticapitalista”, con honrosas excepciones, como la del PCPE, se esconde, se olvida, se elimina, tanto en España como en Cataluña, de la memoria y proyecto político que se deriva del periodo de la II República.

-La IIª República es el hilo conductor de la memoria colectiva de este país llamado Cataluña (y de España), máximo momento de ruptura contemporánea con la oligarquía monárquica, terrateniente, eclesial y de las potencias imperialistas europeas.

– Consideramos absolutamente necesario recuperar el espacio político, trabajando duro para hacerlo con la clase obrera al frente, de vertebrar una República Catalana Socialista que se relacione libremente con el resto de pueblos del Estado y del mundo, en términos de igualdad y soberanía reales.

-Una República que los comunistas del PCPC consideramos debe estar confederada con el resto de la clase obrera del Estado español. Nuestra propuesta a la clase obrera y sectores populares es el de construir una República Socialista de carácter confederal, basado en la unión libre de pueblos libres. Esta propuesta no entra en contradicción con el ejercicio de un derecho democrático como el de autodeterminación, y reconocemos el derecho del pueblo catalán como sujeto político a elegir cuál debe ser su condición política. Entendemos que el pueblo catalán tiene el derecho incluso de proclamar su independencia si éste es el deseo mayoritario y al mismo tiempo decimos que una Cataluña independiente debería tener el derecho desde su libertad a confederarse con el conjunto de pueblos y naciones del Estado si éste fuera su decisión.

– Consideramos que el Referéndum es una trampa. Una trampa que impone el Estado Español y una trampa de la oligarquía catalana que nos quiere hacer caer en contradicción a la clase trabajadora catalana. Quién puede negarse a un derecho formalmente democrático como se votar? No se nos escapa a los comunistas del PCPC. Pero el referéndum llega con las cartas marcadas: el proyecto oligárquico catalán es un mercado interno y externo de capitales para desarrollar la explotación del hombre por el hombre. El mercado español y su dependencia estatal ya no les son relevantes.

– Consideramos que la pregunta no deja lugar a dudas. Los y las comunistas del PCPC queremos una República Catalana que desde nuestra fundación viene en los Estatutos, y hemos reclamado prácticamente solos en el desierto: principio de confederalidad. Pero la República de Mas, Puigdemont, Junqueras, Rigau y Forcadell es la de las bombas de la OTAN y la de depender de la Unión Europea. La del turismo masivo, la de la especulación y la de ser un paraíso fiscal como Andorra o Suiza bajo la tutela del Banco Central Europeo. A modo de ejemplo, las alianzas con EEUU, Israel y otros países poco amigos de la “democracia” y la soberanía, que se están haciendo vía Romeva y vía embajadas, son indicativos del grado de soberanismo que tiene la burguesía local.

– Hay que mencionar también el gran enfrentamiento entre las dos oligarquías (catalana y española) en torno a los intereses sobre la cuestión del corredor del Mediterráneo. En este debate de confrontación están implicados otros países como Francia y España. El trazado definitivo por donde deben pasar el gran volumen de mercancías es un debate que confronta a las diferentes burguesías y donde se pretende hipócritamente involucrar a la clase obrera catalana y española como si fuera parte beneficiaria de todo esto.

– Los comunistas del PCPC y J-PCPC denunciamos las pretensiones del gobierno de la burguesía catalana de crear un ejército catalán bajo la dirección de la OTAN. Cabe recordar que el pueblo catalán dijo NO A LA OTAN en 1986. Esto fue una decisión legítima del pueblo catalán que no le gusta recordar ni a la burguesía catalana ni a la burguesía española.

La guerra es siempre un buen negocio para las diferentes burguesías que apoyan la fabricación y venta de armas. Ante el circo que han montado y están montando (con motivo de los atentados en Barcelona y Cambrils), tanto la burguesía y gobierno catalán como burguesía y gobierno españolista, cabe destacar que ninguno de ellos cuestiona verdaderamente ni el porqué de esta desgracia, ni el papel que ellos han tenido y siguen teniendo en este contexto bélico y pugna imperialista, ni por supuesto se preocupan por el pueblo ya sea catalán o español.

Los atentados en Cataluña han instrumentalizado para acondicionar el resultado del referéndum. En este caso hay que destacar que todos defienden la OTAN y el apoyo a los supuestos movimiento de oposición democrática (cuando realmente eran grupos yihadistas de carácter islamofascistas) en Libia, Yemen, Irak, Siria.

 Hay que recordar las magníficas relaciones de la burguesía catalana con el Estado Sionista / Fascista de Israel que masacra diariamente al pueblo palestino. Fue precisamente el Mossad israelí quien formó a muchos efectivos de los Mossos. Israel, al igual que EEUU, Emiratos Árabes, Unión Europea han dado y dan apoyo al yihadismo para desestabilizar países y de esta manera poder apropiarse de sus recursos naturales aprovechando el caos. El Estado islámico consigue dinero y armas gracias a la venta del petróleo robados a sus gobiernos y pueblos legítimos.

– Denunciamos que con el debate sobre el referéndum las burguesías española y catalana han conseguido eliminar otros debates fundamentales donde los trabajadores y trabajadoras nos jugamos nuestros derechos básicos. Trabajo, vivienda, salud, la paz .. Con sus potentes medios mediáticos las diferentes burguesías han conseguido que se deje de hablar de todo esto y consecuentemente de cualquier posibilidad de protesta o movilización social sobre los problemas reales del conjunto de la clase obrera y otros sectores populares en Cataluña y la restado del Estado.

– Y por último, por lo tanto, consideramos que debemos participar. Debemos mantener la formalidad democrática y rechazar tanto a la oligarquía española como sus lacayos herederos del régimen del 78 ya la oligarquía catalana. Por ello, llamamos a participar en la clase obrera catalana a votar el 1 de octubre, pidiendo el VOTO NULO. El PCPE y J-PCPC llamamos a la clase obrera y los sectores populares a organizarse contra el sistema de explotación capitalista. Al mismo tiempo llamamos a defender el Poder Obrero, el Socialismo-Comunismo y el derecho a la autodeterminación. Hay que acudir masivamente a las urnas, pero con un voto de protesta en forma de VOTO NULO con las siguientes consignas:

PARA UNA REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL.
PARA UNA REPÚBLICA CATALANA FUERA DE imperialismo: SALIDA DE LA OTAN, LA UE Y EL FMI!

Comité Ejecutivo del Partido Comunista del Pueblo de Cataluña (PCPC)

PARTIDO COMUNISTA DEL PUEBLO DE CATALUÑA (PCPC

Desde el Partido Comunista del Pueblo de Cataluña (PCPC) queremos manifestar nuestro posicionamiento ante el referéndum del 1 de Octubre, punto culminante del “Proceso”:

– Consideramos que el actual régimen capitalista, heredero del fascismo impuesto por las armas fruto del golpe de Estado de 1936, y sucedido de manera automática con formas “democráticas” con la Transición y la Constitución monárquica-burguesa de 1978, no es en ninguna manera una democracia popular. Al contrario, es una dictadura capitalista con formalidades burguesas.

– Consideramos que el Estado de las Autonomías surgido del Pacto de la Transición nunca terminó de satisfacer a los pueblos y las nacionalidades del Estado. Sólo sirvió para delimitar marcos de explotación para las burguesías locales, principalmente las oligarquías autonómicas. Por ejemplo, en Cataluña, las famosas 300 familias.

– Las terceras vías, y concretamente las representadas por la nueva socialdemocracia de PODEMOS y los Comunes, sólo plantean una regeneración del capitalismo español y catalán sin cuestionar las bases del sistema ni los pilares fundamentales sobre el que se sustenta (monarquía, UE y OTAN).

Consideramos que Cataluña es una nación, y como tal, debe contar con sus instrumentos de autogobierno, que se dotará de ellos, y no se pueden violar las formalidades democráticas. Los y las comunistas del PCPC siempre hemos defendido el derecho a la autodeterminación de los pueblos, y concretamente los y las comunistas catalanes, el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. Este derecho, de carácter inalienable, tiene una base estrictamente democrática, y por tanto, no está sujeto a restricciones.

Consideramos que el actual “proceso” es un proyecto encabezado por una parte mayoritaria de la oligarquía catalana en alianza con otros sectores burgueses, y que corresponde a los intereses de estos sectores la búsqueda insaciable de un marco de explotación propia, un Estado propio, regida por las leyes del mercado capitalista. A modo de ejemplo, las reiteradas apuestas de grandes grupos mediáticos locales privados y los públicos, con su retórica nacionalista (que nos recuerda el romanticismo del siglo XIX y sus derivados litúrgicos); el posicionamiento de buena parte de las asociaciones de empresarios, gremiales y patronales, así como el uso descarado y evidente de medias verdades y grandes mentiras justificativas de un proceso donde no todas las opciones posibles son el listado de opciones al muy llamado “referéndum”.

– Consideramos un insulto a la actualidad y también a la memoria histórica de los pueblos de España, y en especial a su clase obrera, que desde supuestas izquierdas catalanas y en especial, independentistas, identifique reiteradamente “España” con ” fascismo “, así como” Cataluña “con” libertad y progreso “, olvidando que la lucha de clases es global y que es el principal eje donde los trabajadores y trabajadoras tenemos que luchar contra toda forma de opresión y explotación. El Estado no es un fin en sí mismo, es un arma de dominación de una clase sobre otra.

 

Consideramos, asimismo, que la República es necesaria, y que interesadamente, por todos los partidos políticos con representación institucional, desde la “derecha” hasta “la izquierda anticapitalista”, con honrosas excepciones, como la del PCPE, se esconde, se olvida, se elimina, tanto en España como en Cataluña, de la memoria y proyecto político que se deriva del periodo de la II República.

-La IIª República es el hilo conductor de la memoria colectiva de este país llamado Cataluña (y de España), máximo momento de ruptura contemporánea con la oligarquía monárquica, terrateniente, eclesial y de las potencias imperialistas europeas.

– Consideramos absolutamente necesario recuperar el espacio político, trabajando duro para hacerlo con la clase obrera al frente, de vertebrar una República Catalana Socialista que se relacione libremente con el resto de pueblos del Estado y del mundo, en términos de igualdad y soberanía reales.

-Una República que los comunistas del PCPC consideramos debe estar confederada con el resto de la clase obrera del Estado español. Nuestra propuesta a la clase obrera y sectores populares es el de construir una República Socialista de carácter confederal, basado en la unión libre de pueblos libres. Esta propuesta no entra en contradicción con el ejercicio de un derecho democrático como el de autodeterminación, y reconocemos el derecho del pueblo catalán como sujeto político a elegir cuál debe ser su condición política. Entendemos que el pueblo catalán tiene el derecho incluso de proclamar su independencia si éste es el deseo mayoritario y al mismo tiempo decimos que una Cataluña independiente debería tener el derecho desde su libertad a confederarse con el conjunto de pueblos y naciones del Estado si éste fuera su decisión.

– Consideramos que el Referéndum es una trampa. Una trampa que impone el Estado Español y una trampa de la oligarquía catalana que nos quiere hacer caer en contradicción a la clase trabajadora catalana. Quién puede negarse a un derecho formalmente democrático como se votar? No se nos escapa a los comunistas del PCPC. Pero el referéndum llega con las cartas marcadas: el proyecto oligárquico catalán es un mercado interno y externo de capitales para desarrollar la explotación del hombre por el hombre. El mercado español y su dependencia estatal ya no les son relevantes.

– Consideramos que la pregunta no deja lugar a dudas. Los y las comunistas del PCPC queremos una República Catalana que desde nuestra fundación viene en los Estatutos, y hemos reclamado prácticamente solos en el desierto: principio de confederalidad. Pero la República de Mas, Puigdemont, Junqueras, Rigau y Forcadell es la de las bombas de la OTAN y la de depender de la Unión Europea. La del turismo masivo, la de la especulación y la de ser un paraíso fiscal como Andorra o Suiza bajo la tutela del Banco Central Europeo. A modo de ejemplo, las alianzas con EEUU, Israel y otros países poco amigos de la “democracia” y la soberanía, que se están haciendo vía Romeva y vía embajadas, son indicativos del grado de soberanismo que tiene la burguesía local.

– Hay que mencionar también el gran enfrentamiento entre las dos oligarquías (catalana y española) en torno a los intereses sobre la cuestión del corredor del Mediterráneo. En este debate de confrontación están implicados otros países como Francia y España. El trazado definitivo por donde deben pasar el gran volumen de mercancías es un debate que confronta a las diferentes burguesías y donde se pretende hipócritamente involucrar a la clase obrera catalana y española como si fuera parte beneficiaria de todo esto.

– Los comunistas del PCPC y J-PCPC denunciamos las pretensiones del gobierno de la burguesía catalana de crear un ejército catalán bajo la dirección de la OTAN. Cabe recordar que el pueblo catalán dijo NO A LA OTAN en 1986. Esto fue una decisión legítima del pueblo catalán que no le gusta recordar ni a la burguesía catalana ni a la burguesía española.

La guerra es siempre un buen negocio para las diferentes burguesías que apoyan la fabricación y venta de armas. Ante el circo que han montado y están montando (con motivo de los atentados en Barcelona y Cambrils), tanto la burguesía y gobierno catalán como burguesía y gobierno españolista, cabe destacar que ninguno de ellos cuestiona verdaderamente ni el porqué de esta desgracia, ni el papel que ellos han tenido y siguen teniendo en este contexto bélico y pugna imperialista, ni por supuesto se preocupan por el pueblo ya sea catalán o español.

Los atentados en Cataluña han instrumentalizado para acondicionar el resultado del referéndum. En este caso hay que destacar que todos defienden la OTAN y el apoyo a los supuestos movimiento de oposición democrática (cuando realmente eran grupos yihadistas de carácter islamofascistas) en Libia, Yemen, Irak, Siria.

 Hay que recordar las magníficas relaciones de la burguesía catalana con el Estado Sionista / Fascista de Israel que masacra diariamente al pueblo palestino. Fue precisamente el Mossad israelí quien formó a muchos efectivos de los Mossos. Israel, al igual que EEUU, Emiratos Árabes, Unión Europea han dado y dan apoyo al yihadismo para desestabilizar países y de esta manera poder apropiarse de sus recursos naturales aprovechando el caos. El Estado islámico consigue dinero y armas gracias a la venta del petróleo robados a sus gobiernos y pueblos legítimos.

– Denunciamos que con el debate sobre el referéndum las burguesías española y catalana han conseguido eliminar otros debates fundamentales donde los trabajadores y trabajadoras nos jugamos nuestros derechos básicos. Trabajo, vivienda, salud, la paz .. Con sus potentes medios mediáticos las diferentes burguesías han conseguido que se deje de hablar de todo esto y consecuentemente de cualquier posibilidad de protesta o movilización social sobre los problemas reales del conjunto de la clase obrera y otros sectores populares en Cataluña y la restado del Estado.

– Y por último, por lo tanto, consideramos que debemos participar. Debemos mantener la formalidad democrática y rechazar tanto a la oligarquía española como sus lacayos herederos del régimen del 78 ya la oligarquía catalana. Por ello, llamamos a participar en la clase obrera catalana a votar el 1 de octubre, pidiendo el VOTO NULO. El PCPE y J-PCPC llamamos a la clase obrera y los sectores populares a organizarse contra el sistema de explotación capitalista. Al mismo tiempo llamamos a defender el Poder Obrero, el Socialismo-Comunismo y el derecho a la autodeterminación. Hay que acudir masivamente a las urnas, pero con un voto de protesta en forma de VOTO NULO con las siguientes consignas:

PARA UNA REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL.
PARA UNA REPÚBLICA CATALANA FUERA DE imperialismo: SALIDA DE LA OTAN, LA UE Y EL FMI!

Comité Ejecutivo del Partido Comunista del Pueblo de Cataluña (PCPC)

Author: Siete Días

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This