Frédéric Desmottes: “Restaurar el órgano de Santiago supondrá 4.000 horas de trabajo”

Se realizará en 5 fases para que la recaudación de fondos sea mucho más llevadera

Gerente de un taller de organería llevará a cabo los trabajos de restauración

Hace un par de semanas tras el concierto de órgano que se llevó a cabo en la iglesia de Santiago por parte de Carlos Rafael Pérez, Siete Días Jumilla tuvo la oportunidad de conocer personalmente a la persona encargada y responsable de que la restauración del histórico órgano de la iglesia Mayor, a Frédéric Desmottes.

Muy amablemente y ante una de sus obras, un órgano positivo, relató el estado en que se encuentra este instrumento y cómo pretende que se quede finalmente.

Estado actual

El órgano actualmente es prácticamente “una ruina”, según Desmottes, ya que le faltan muchísimas piezas. De los casi 2200 tubos que lo componen desaparecieron todos los de metal y tan solo quedan algunos de madera, los más grandes. Desaparecieron también los teclados, parte de los mecanismos de nota y de registros, e igualmente una parte de los conductos de aireque van desde los fuelles hasta las piezas principales, que son los secretos. Tampoco existe una parte de la consola así como algunas piezas del mueble principal.

Trabajos

El trabajo de restauración según Frédéric Desmottes, consiste en desmontar todo lo que queda del órgano, analizar todas las piezas, restaurar cada una de ellas y reconstruir  los teclados, mecanismos, los 2200 tubos, y hacerlos sonar, tras armonizarlos, instalarlos aquí en Jumilla y finalizar después “casi seguramente” de unas 4000 horas de trabajo.

Desmottes señaló que en Murcia hay un órgano “hermano” del que se construyó en Santiago, que está en la iglesia de San Juan Bautista de Murcia, en el que quedan más piezas que no se destruyeron, y que será la referencia oinspiración para dejar el de Santiago en su forma original.

La primera fase se quiere iniciar justo antes de la Navidad

No se barajan plazos para la finalización de los trabajos de restauración, aunque sí se tiene claro que sea llevará a cabo en cinco fases, para que se a “más llevadero” el tema de la recaudación de fondos, de manera que todo dependerá de la financiación.

En principio la primera fase de restauración  está programada para que comiencen antes de Navidad y si todo va bien en ocho o doce meses podría estar acabada la primera fase y poder oírlo sonar por primera vez.

“Es un proyecto bastante grande y que lleva muchísimo trabajo” señalaba el restaurador, y que para un pueblo como Jumilla, decía, “es una cosa posible, y hay que intentar hacer las cosas fáciles para la parroquia y que se pueda llevar a cabo este proyecto”

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *