La DOP estrena imagen promocional para cuatro tipos de vinos distintos

El diseño es obra de Indómita, tras un concurso donde participaron seis

LOLA TOMAS

La DOP Jumilla estrena su nuevo vino promocional para actividades de comunicación institucional. En esta ocasión, se han embotellado cuatro tipos de vino: blanco, dos tintos y rosado, provenientes de distintas bodegas.
Estos vinos se seleccionan y embotellan cada año, tras pasar una cata a ciegas, donde el panel de cata del Consejo Regulador puntúa y analiza los mismos valorando su idoneidad con la zona de producción, su calidad, y su perfil y correspondencia con los terruños de donde provienen.
“La necesidad de que el mundo sepa que existen Jumillas blancos y rosados deliciosos, no sólo tintos Monastrell”, es lo que ha llevado a embotellar cuatro distintos tipos de vino, y añadir a la selección un Monastrell envejecido en barrica, dado que normalmente se venía embotellando un vino joven.
“La uva Monastrell continúa siendo la reina incuestionable de esta zona de tránsito entre la meseta manchega y el Mediterráneo, sin embargo, numerosos vinos de otras variedades, o ensamblados también llaman la atención de consumidores de todo el mundo”, manifiestan desde el Consejo Regulador.

ANTIGUEDAD Y CULTURA

El cambio de imagen de los vinos promocionales del Consejo Regulador se engloba dentro de un proyecto de modernización de la DO que ha mantenido la campaña “Rojo y en botella” desde que patrocinara a la Selección Española cuando ganó la Eurocopa. Ahora, pretende ser un fiel reflejo de la calidad de los vinos y se ha querido contar un poco de su historia, de manera que los pendientes íberos encontrados en Jumilla, figuran en un relieve, dando protagonismo a la antigüedad y cultura del vino de esta Denominación de Origen.
El diseño es del estudio jumillano Indómita, tras pasar un concurso interno y privado, en el que fueron invitados seis diseñadores a participar.

MONTAÑAS Y TERRUÑOS QUE IDENTIFICAN A LA DOP JUMILLA

En la nueva imagen se ha querido hacer hincapié en montañas y terruños que salvaguardan la identidad de los viñedos de la DOP Jumilla. El vino blanco, ofrece el relieve del Monte Cerrón, que corona FuenteÁlamo, el rosado, pone en valor el Pitón Volcánico de Cancarix, que ofrece espectaculares suelos donde descansan viñedos centenarios, y en los vinos tintos, en el joven aparecen Los Hermanillos como seña de identidad de Jumilla y en el tinto elaborado en contacto con madera, aparecen Las dos Hermanas, las montañas “gemelas”, una en Hellín y otra en Jumilla, símbolo de esta tierra que siempre estuvo unida, y que ya era conocida por los romanos como “Gémina”.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *