Lo que tenía que ser un partidazo se tornó en un auténtico bochorno

Los árbitros suspendieron el duelo por una tangana a quince minutos de la conclusión

Club Balonmano Jumilla y UCAM Murcia

Lo que tenía que ser un partidazo entre el Club Balonmano Jumilla y el UCAM BM Murcia, primer y tercer clasificado, acabó con una tangana que provocó la suspensión del duelo por parte del colegiado. Unos bochornosos incidentes que se sucedieron a falta de quince minutos para el final, cuando el marcador era favorable a los universitarios por 12-17, y ante una grada del Carlos García totalmente repleta de aficionados.

El UCAM Murcia impuso su ley sobre la cancha durante el primer periodo, en el que llegó a coger una renta de ocho tantos. Pero durante el segundo periodo los vinícolas comenzaron a coger buenas sensaciones y a recortar diferencias. Además se quedaron con un jugador más por la exclusión de un jugador universitario por una acción contra Juan Diego, que fue precisamente la detonante de los graves incidentes. A partir de ahí se formaron los corrillos y volaron los golpes de una y otra parte. El acta del partido recoge la descalificación del técnico Santiago Herrero por las protestas, y las acciones violentas que, según los árbitros, protagonizaron cuatro jugadores (dos de cada equipo). Solo falta conocer la resolución del Comité de Competición, que se pronunciará a finales de esta semana.

A este respecto, Santiago Herrero ha manifestado su arrepentimiento por lo ocurrido. “La verdad es que es bochornoso. Solo queda pedir disculpas a la afición. Dimos una mala imagen”, reconocía.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *