Perros y Letras, un programa terapéutico y solidario

En Jumilla se desarrolla de la mano de María Molina, que además es la coordinadora en la Región de Murcia, y su perro Pani. Su éxito radica en la conexión emocional que se establece entre el lector y el perro

El éxito del programa radica en la conexión emocional que se establece entre el perro y la persona que lee para el animal, que se relaciona con el lector según sus necesidades. Se trata de Perros y Letras, un programa que en Jumilla se conoció de la mano de Pani y su tutora y terapeuta María Molina Bernabeu, que además es la coordinadora en la Región de Murcia.
Esta lectura con perros nació en Estados Unidos en 1999 y en España en 2013. A la Región de Murcia llegó de la mano de la jumillana María Molina en 2015 y la Biblioteca de Jumilla fue el primer lugar donde se inició, con el apoyo de la Concejalía de Cultura. Luego se extendió a otros organismos, colegios y asociaciones, tanto jumillanos como de toda la geografía murciana y también contando con el aval de la Consejería de Educación de Murcia.

Perros y Letras en Jumilla comenzó con niños, pero también se hizo extensivo a personas mayores, en concreto, a través de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y Otras Demencias, AFAD.

Fue la primera vez que, en la Región de Murcia, se hizo esa lectura asistida con personas con algún tipo de deterioro. Algo que ha despertado el interés de muchos otros colectivos y asociaciones que tienen intención de llevar a cabo este programa. Según ha señalado a Siete Días, María Molina, tienen por delante un proyecto muy interesante. Se trata de recopilar en un libro las historias que los abuelos le contaban a Pani en las diferentes sesiones: Recuerdos, recetas, cuentos, juegos….y “que esta publicación pueda llegar a los niños, para que lean y aprendan de la experiencia de los mayores”, deseaba la monitora.

FIN SOLIDARIO

Pero además este programa tiene un trasfondo solidario. En Jumilla se ha llevado a cabo a lo largo de todo el año con distintas sesiones que concluyeron la pasada semana. Bajo el título ‘Pon tu huella en Yemen’, además de esta lectura asistida donde se ha mostrado a los niños otra realidad muy diferente a la suya, se ha recaudado dinero con la venta de botellas de vino de Juan Gil Bodegas Familiares cuyo destino será el Campamento de Refugiados Eleonas en Atenas. A través del Proyecto Elea, se trabaja con niños refugiados no solo yemeníes, sino de otras procedencias como Siria, Iraq o Mozambique.

PANI Y MARÍA SE TRASLADAN A MADRID

Aunque Perros y Letras finalizaba en Jumilla la pasada semana, María Molina confía en que tenga continuidad en 2020, para lo que ya se está trabajando en la elección de otro perro y otro terapeuta, puesto que Pani y María se trasladan a Madrid a continuar con el programa y emprender otros proyectos. De esta forma, ya tienen organizadas sesiones en colegios, librerías, bibliotecas y residencias. Además cuentan con el encargo de la escritura de varios libros y la jumillana liderará el proyecto español en el programa Eramus+.

El Programa READ de Lectura con Perros (Reading Education Assistance Dogs) mejora las habilidades de lectura de los niños mediante la intervención de perros especialmente adiestrados para leer con ellos. Hay más de 5.600 equipos READ trabajando por todo el mundo en diferentes culturas y entornos: estamos presentes en EE.UU., Canadá, España, Portugal, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Suecia, Noruega, Islandia, Finlandia, Eslovenia, Holanda, Croacia, Italia, Australia y Sudáfrica.

Los equipos están formados y son evaluados periódicamente para el desempeño de su trabajo, con el fin de dar la máxima garantía sobre las cualidades de los perros para su trabajo con los lectores.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *