El Cristo Amarrado baja a Jumilla en ‘olor de multitudes’ de fe y devoción

Los franciscanos lo esperan de vuelta e intacto en el segundo domingo del mes de mayo

Hace años que no se recordaba un acompañamiento tan concurrido para su traslado hasta Santiago

En ‘olor de multitudes’ nunca mejor dicho, y como hacía años que no se recordaba, bajó el Cristo desde el Monasterio de Santa Ana, hasta la Ermita de San Agustín en primer lugar, donde hizo una parada para rendir culto a la Patrona de Jumilla, la Virgen de la Asunción, y proseguir su camino hasta la iglesia de Santiago.

Disfruta de la crónica completa y las mejores imágenes de la bajada del Cristo en nuestra edición impresa de esta semana, mañana en tu punto de venta habitual.

Author: Siete Días

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *