El libro ‘La Estacada. Pasado y presente de la colonización’, un retrato del diseño del poblado

Una publicación de Francisco Abellán Martínez que saldrá a la luz este año coincidiendo con el 50 aniversario de esta pedanía

M.C.C.V.

Más de dos años de trabajo y de recopilación de información y de documentación está a punto de ver la luz. Se trata del libro escrito por Francisco Abellán Martínez que bajo el título: ‘La Estacada. Pasado y presente de la colonización’, pretende mostrar un retrato exacto de lo que ha sido el diseño de ese ‘Pueblo Nuevo’, con datos, curiosidades y anécdotas acontecidas a lo largo de la historia. Según asegura el autor “sería la primera publicación que va a aglutinar toda la información sobre este poblado, ya que hasta el momento se conoce poco, hay cosas publicadas, pero que están dispersas”.


‘La Estacada. Pasado y presente de la colonización’ parte de un documento base que es el proyecto que hizo el arquitecto y que se encontraba en el Colegio de Arquitectos de Madrid, al que Abellán accedió y obtuvo la documentación necesaria. Por su parte, muchas de las fotografías antiguas proceden del Archivo Regional.
La finalidad de este libro es “recodar y publicar la historia para que ésta permanezca, así como poner de relieve el sentido de identidad, ya que los nacidos en Jumilla hemos contribuido, de alguna manera, a que Jumilla y sus pedanías, sean lo que son”, apunta Abellán.

Estructura

El libro se estructura en varias partes. Una más profesional que habla de La Estacada como un nuevo pueblo, construido en una determinada época de la historia y que hace referencia al concepto de colonización, desde sus inicios en Roma, pasando por la Edad Media y todo el proceso de transformación de la política agraria en el siglo XIX y XX, todo documentado con fuentes jurídicas, decretos y las leyes que desarrollaron una nueva forma de compartir la tierra y entender la ocupación de esa tierra de una forma legal.
Una segunda parte habla de todo el proceso histórico de construcción del pueblo de colonización, desde que se dicta el decreto donde se planifica el desarrollo de esta zona y posteriormente las distintas adjudicaciones, construcción de la obra, las modificaciones de la misma y finalmente, que, según Abellán, “es la parte más sensible” que es la manifestación de aquellos primeros vecinos que dan su punto de vista sobre los años vividos y cómo ocuparon por vez primera una vivienda o una parcela. También se recoge una amplia documentación sobre las distintas instituciones que conformaban ese poblado, la sociedad agraria de transformación o el centro cooperativo que se construyó, y muchos datos para comprender el proceso de colonización de España, y de aspectos como la transformación de zonas de secano en regadío o el aprovechamiento del agua en zonas donde no existía ni posibilidad de tener esa suficiencia hídrica.

Respuesta a muchas preguntas

En el libro, según relata Francisco Abellán, se da respuesta a muchas preguntas sobre las razones de cómo se ideó y se hizo este ‘pueblo nuevo’, porqué se construyó ahí, en un lugar donde confluyen distintas ramblas y una zona propicia a inundaciones, porqué en esos años, quién y cómo se hizo la zona deportiva inicial o porqué se hizo el jardín botánico, quién era el alcalde y quiénes tomaron los acuerdos.


Asimismo se refleja una relación de los alcaldes pedáneos que ha tenido La Estacada, así como personas relevantes de Jumilla que tienen vínculo con esta zona del término. Según ha informado su autor, “es un pueblo característico como otros muchos que se construyeron en España, en la Ribera del Guadiana, Extremadura, Castilla La Mancha, Andalucía, Valencia o Alicante y en Murcia tenemos el privilegio de ser los únicos que pueden decir que tienen un ‘pueblo nuevo’, que es la ampliación o un barrio del pueblo de Jumilla de quien se dependía administrativamente”.
La Estacada era la finca donde se ubica ese poblado, la casa de una familia y en sus ensanches se diseña el poblado, con unos límites establecidos entre la vía del Chicharra, la carretera que va a Cieza, la huerta de Jumilla y la zona deportiva.
Contaba con una zona de artesanía, para funcionarios, para capataces y la zona de colonos, además de las escuelas a las que después se le dio otra funcionalidad.

Publicar para el verano

En este momento, el libro, que llegará a cerca de las 300 páginas, se encuentra en fase de recogida de testimonios actuales, de fotos más recientes de cuando se inauguró en 1971 y se está en contacto con una editorial y buscando financiación.
Para ello, Francisco Abellán solicitará ayuda a la Asamblea Regional, al Gobierno Regional y al Ayuntamiento. En función de los costes y la financiación que se obtenga se hará una primera edición, con la posibilidad de ediciones posteriores. Se tiene previsto que la publicación vea la luz sobre el verano, además coincidiendo este año con la celebración del 50 aniversario de La Estacada.
A este respecto, Francisco Abellán lanza la propuesta a la Asociación de Vecinos, a la pedánea y al Ayuntamiento de diseñar un programa de actos conmemorativos de esta efeméride, “y para conocer distintos aspectos de La Estacada”.

Instituto de Estudios Jumillanos

En la misma línea de recuperar la historia de Jumilla y que se puede publicar, Francisco Abellán está inmerso en la reactivación del Instituto de Estudios Jumillanos que dirigía Emiliano Hernández. “Vamos a adaptar los estatutos y en marzo se harán elecciones, buscaremos financiación, editoriales y entidades que nos quieran ayudar”.

Share This Post On