El concejal popular, Aitor Jiménez, pide el arreglo de las pistas de tenis

Además solicita que se adapten a las normas NIDE para su homologación

Ha comparecido ante los medios en las propias pistas centrales del Polideportivo La Hoya

El concejal del PP, Aitor Jiménez, ha comparecido en rueda de prensa en las instalaciones de las pistas centrales de tenis del Polideportivo La Hoya, las del color rojo, donde ha denunciado “su mal estado debido principalmente a la falta de mantenimiento, con notables imperfecciones en su firme, lo que las convierte en impracticables, poniendo en peligro a los deportistas que se deciden por practicar el deporte del tenis, a la vez que se hace imposible el poder albergar competiciones de carácter regional o nacional”, ha indicado.

Por este motivo, han presentado una moción para que sea debatida en el próximo pleno donde piden la remodelación de las superficies de juego acorde a las normas NIDE 2016 que rigen la práctica del tenis. Igualmente solicitan la colocación de postes y red que cumplan las reglas oficiales, que se disponga de silla de juez árbitro, marcador electrónico, telas protectoras contra el viento, megafonía, protección solar para que se pueda practicar el tenis en estas pistas durante los meses de verano, certificar la homologación ante la Real Federación Española de Tenis, y por último, contemplar todas estas actuaciones en los próximos presupuestos municipales para este año 2020.

El concejal del grupo municipal del PP ha aprovechado una vez más para poner de manifiesto, según sus palabras, “el abandono al que el equipo de Gobierno socialista tiene sometido al deporte jumillano, perjudicando gravemente a los deportistas de la localidad, teniendo en un notable estado de abandono la mayoría de instalaciones deportivas de Jumilla”, ha sentenciado.

“La piscina cubierta ha estado un mes sin el climatizador”

Además de esta moción para el arreglo de las pistas de tenis que datan de hace más de 30 años, Aitor Jiménez también lamentó que “la piscina cubierta haya estado un mes con el climatizador roto, provocando temperaturas de ambiente muy frías y una bajada de unos 600 usuarios con respecto al mismo mes del año pasado, lo que se puede cuantificar en unos 3.000 euros para las arcas municipales”. Además ha dicho que “durante estos pasados días de lluvias, ha podido comprobar in situ la existencia de más de 20 goteras, humedades en la zona de vestuarios y el graderío en un estado pésimo”.

Autor: Siete Días

Comparte esta publicación en

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *